Final con incógnitas
© AFP

Al Ahly y Esperance se jugarán el todo por el todo en el partido de vuelta de la final de la Liga de Campeones de la CAF que se escenificará el 17 de noviembre en Túnez, luego de que ambos contendientes empataran 1-1 en el estadio Borg El-Arab de Alejandría en la ida disputada el domingo. El Esperance, vigente campeón, aspira a convertirse en el quinto club en defender con éxito el título, mientras el Al Ahly, que ostenta el récord de trofeos en la competición (6), persigue una corona que se le escapa desde 2008. Además está en juego la representación del continente en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA prevista para diciembre, por lo que ambos combinados se batirán a capa y espada en el choque de vuelta.

Homenaje inicial y arranque movido
El partido del domingo ha sido sólo el segundo que se celebra con asistencia de espectadores en Egipto desde la tragedia acaecida en Puerto Said en febrero. El encuentro tuvo lugar en el estadio de las Fuerzas Armadas de Alejandría ante 20.000 hinchas del Al Ahly y un pequeño contingente de viajeros tunecinos. Antes del saque inicial se guardó un minuto de silencio por las víctimas de aquella desgracia, cuyas fotografías se mostraron en la pantalla a lo largo de la cita. Los Diablos Rojos locales se nutrieron del gran ambiente para imponer su juego en los prolegómenos.

Mohamed Aboutrika, que jugaba su primer partido al cabo de dos meses de suspensión, a punto estuvo de abrir el marcador en la primera mitad, al igual que su compañero Mohamed Gedo Nagy. Pero la defensa del Esperance, comandada por su inspirado guardameta Moez Ben Cherifia, logró contrarrestar toda la presión que se les vino encima. Cherifia ya había sido determinante en el empate sin goles que el cuadro tunecino obtuvo en el campo del Wydad Casablanca en la ida de la final del año pasado, y que puso los cimientos de la victoria definitiva de los suyos por 1-0 en el tanteador agregado.

A contracorriente del flujo habitual del esférico, los Sangre y Oro visitantes se adelantaron a los cuatro minutos de la reanudación a raíz de un fallo del portero local, Sherif Ekramy, que no pudo atenazar la pelota en un saque de esquina lanzado por Khalil Chammam y empalmado de cabeza a la red por Walid Hichri.

El Al Ahly redobló entonces sus esfuerzos ofensivos a la caza del tanto del equilibrio, obligando a lucirse al guardameta Cherifia, que neutralizó embate tras embate. El entrenador del conjunto local, Hossam El Badry, recurrió a los suplentes Mohamed Barakat, El-Sayed Hamdy y Emad Meteab para intentar darle la vuelta al envite, pero fue el visitante Joseph Yannick Ndjeng quien tuvo la mejor oportunidad de zanjar la contienda con un cabezazo franco en otro córner sacado en el minuto 66; el remate del camerunés, sin embargo, salió ligeramente desviado.

Cuando todo inducía a pensar que el electrónico ya no se movería, Hamdy asestó la igualada. A falta de dos minutos para el final, Ahmed Fathi perforó la defensa tunecina y vio desmarcado al delantero. En el primer balón que tocaba, el internacional egipcio batió sin remisión a Cherifia y desató la locura en las gradas. Otro ensayo de Hamdy en el tiempo de descuento, levantó a los aficionados de sus asientos, pero la ocasión resultó fallida.

Hemos oído…
"Estoy satisfecho con el empate. El partido ha sido muy difícil, de modo que el resultado de hoy nos sabe a victoria. El rendimiento de los jugadores del Al Ahly se ha visto afectado por el largo parón futbolístico en Egipto", Hossam El Badry, entrenador del Al Ahly.

Momentos clave

El Al Ahly dominó el enfrentamiento en la primera mitad y debería haber cobrado ventaja en el minuto 33, instante en el que Aboutrika se quedó sólo con toda la portería para él tras un pase en profundidad de Ahmed Fathi. Sin embargo, al veterano artillero se le fue el balón alto en su chut desde corta distancia. El ariete de 33 años falló otra buena ocasión en el minuto 73 tras ser habilitado por Walid Soliman, pero su disparo fue directamente a las agradecidas manos de Cherifia.

Jugador destacado
Aunque concedió el tardío gol del cuadro anfitrión, Moez Ben Cherifia desplegó una espléndida actuación y evitó la victoria del contrario. El guardameta internacional de Túnez, de 21 años, hizo unas cuantas paradas de dibujos animados a remates de Gedo, Mohamed Aboutrika y Abdullah Al Saied.

Números que hablan
6:
Son las veces que un equipo ha ganado la final africana a dos mangas después de empatar el primer partido en casa. El Al Ahly protagonizó dos de esas seis ocasiones: primero en 2006, año en que no pudo pasar del 1-1 en la ida ante el CS Sfaxien, pero venció por 0-1 en la vuelta; y luego en 2007, cuando salió sin desventaja del feudo del Etoile du Sahel para acto seguido caer en El Cairo por 1-3.