Aspirantes a dar la sorpresa
© Getty Images

Para estar en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2012, cuatro equipos han tenido que superar una barrera que muchos de sus seguidores consideraban insalvable hasta hace unos meses. El Chelsea en la Liga de Campeones de la UEFA, el Corinthians en la Copa Libertadores, el Sanfrecce Hiroshima en la J-League y el Ulsan Hyundai en la Liga de Campeones de la AFC; todos ellos ganaron por primera vez la pasada temporada las competiciones que les dieron el billete a Japón.

En las ocho ediciones anteriores de este certamen mundial, el título siempre se lo llevaron clubes de Sudamérica o de Europa. Los sudamericanos se ciñeron la corona mundialista los tres primeros años (en 2000 el Corinthians, en 2005 el São Paulo y en 2006 el Internacional de Porto Alegre). Desde entonces, el trofeo ha acabado siempre en manos europeas: el Milan ganó en 2007, el Manchester United en 2008, el Inter de Milán en 2010 y el Barcelona en 2009 y 2011. Además, la final estuvo copada por los representantes de estas dos confederaciones en siete ocasiones. Pero, ¿habrá llegado la hora de que lo gane un equipo que no sea sudamericano ni europeo?

Varios equipos afrontan la cita japonesa con la esperanza de acabar con esa hegemonía. “Es lo que todos nosotros esperamos. Queremos superarnos en esta competición. Somos conscientes de la importancia que tiene y de los grandes equipos que participan, por eso nuestro principal objetivo es llegar a la final y ganarla”, declaró a FIFA.com el veterano argentino César Delgado, una de las figuras del Monterrey mexicano.

Sueños y proyectos
El TP Mazembe fue el primer equipo no sudamericano ni europeo que alcanzó la final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, en 2010. Al derrotar en semifinales al Internacional de Porto Alegre por 2-0, el conjunto congoleño demostró que era posible y ahora sirve de inspiración para los equipos que aspiran a repetir su hazaña.

“Intentaremos llegar a donde ningún club de la CONCACAF ha llegado nunca. Esta es nuestra gran meta y esperamos alcanzarla. Queremos destacar en esta competición tan importante”, aseguró Delgado, todavía más motivado después de participar en la cita mundialista el año pasado, cuando su equipo acabó cayendo a manos del Kashiwa Reysol. “Pudimos haber ganado, pero no supimos aprovechar nuestras oportunidades. Aquella fue una experiencia fantástica, aunque nos quedásemos en el camino. Esta vez esperamos llegar a la final y ganarla”, añadió.

En cuartos de final, el día 9, el Monterrey se verá las caras con el Ulsan, un rival que rebosa confianza. El conjunto surcoreano ganó la máxima competición asiática de clubes por primera vez al tercer intento y, pese a ser un debutante en la cita mundialista, no se comportará como un mero figurante, según las palabras del brasileño Rafinha. “Piensan que el fútbol coreano es débil, pero no es así. Tenemos un equipo experimentado, con jugadores internacionales. El objetivo es el título. Este club no es un cualquiera y no va a Japón de vacaciones”, aseguró el atacante al sitio Web UOL Esporte.

Rafinha reconoce que el partido contra el Monterrey será complicado. Sin embargo, el brasileño no evita referirse a un hipotético duelo con el Chelsea en semifinales. “Precisamente, he estado hablando de eso con Maranhão, un compañero brasileño aquí en el Ulsan. De los rivales que nos pueden tocar, el más fácil es el Chelsea. Comparado con nosotros, el conjunto londinense es un equipo de mucha fuerza física, y el partido podría resultar trabado. Sobre el campo no hay favoritos”, advirtió.

En cualquier caso, tener la oportunidad de enfrentarse al Chelsea en un escenario de esta magnitud es algo que atrae a muchos equipos, que no ignoran la exposición que tendría el hipotético partido. “Me gustaría jugar contra el Chelsea en este certamen. Sería genial mostrar nuestra mejor versión frente a los Blues y que muchos seguidores de todo el mundo pudiesen disfrutar del buen fútbol que practica el Sanfrecce Hiroshima”, aseguró el defensa japonés Ryota Moriwaki. “A veces soñamos con enfrentarnos a equipos como el Chelsea o, en el caso del año pasado, el Barcelona”, aseguró a FIFA.com el español Manel Expósito, futbolista del Auckland City.

Sin embargo, el experimentado jugador catalán, que debutó como profesional en el Barcelona al lado de un tal Lionel Messi, añade una recomendación que podría resultar útil para los aspirantes al título, independientemente de su situación: ir partido a partido. “Sinceramente, tenemos que ser realistas y centrarnos en el primer encuentro. Nuestra única preocupación en este momento es ganar ese duelo”, aseguró.