Todo o nada para los Tigres
© AFP

El Ulsan Hyundai FC, uno de los clubes más destacados de la máxima división surcoreana, se ha convertido en un equipo grande dentro de su pequeña región, pero lleva tiempo intentando sin éxito traspasar este dominio al fútbol mundial.

Sin embargo, esta situación podría dar un giro importante el domingo, día en el que los Tigres debutarán en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA durante un partido contra el Club de Fútbol Monterrey mexicano. Pocos imaginaban que el conjunto de la República de Corea alcanzaría tan altas cumbres cuando arrancó su campaña en la competición asiática a principios de marzo. No en vano, los surcoreanos se habían clasificado para la Liga de Campeones de la AFC a pesar de haber terminado la pasada temporada de la K-League en sexta posición.

Hace tres años, el Ulsan no superó la fase grupos a las órdenes del entonces recién nombrado entrenador Kim Ho Gon, quien también sufrió un estreno desastroso en la competición nacional, donde los suyos acabaron octavos. Por eso, cuando esta temporada se le presentó una segunda oportunidad, el técnico de 61 años de edad optó por la estrategia de elegir entre los dos frentes.

“No puedes perseguir dos conejos a la vez, porque corres el riesgo de que se te escapen ambos”, explicó Kim a FIFA.com el mes pasado, cuando los Tigres atravesaban una sequía de 11 partidos sin conocer la victoria en la liga nacional, a pesar de haberse proclamado campeones de Asia.

“Si te pones a pensar, decepciona bastante no tener la posibilidad de defender el campeonato continental la próxima temporada. Pero si hubiéramos perseguido ambos objetivos, no habríamos alcanzado ninguno de los dos. Por eso, en cierto modo, nos sentimos satisfechos con la elección”.

Aunque el Ulsan modificó su trayectoria en la liga nacional la semana pasada, las dos victorias consecutivas no le bastaron para meterse entre los cuatro primeros de la tabla. No obstante, los hombres de Kim disfrutan ahora de una nueva ocasión para brillar, si bien en un terreno que nunca antes habían hollado.

“Se trata de una oportunidad muy importante, porque nuestros jugadores vivirán una gran experiencia, y su seguridad en sí mismos saldrá reforzada de un campeonato de esta magnitud”, explicó Kim. “Al mismo tiempo, el club adquirirá relevancia gracias a su participación en una competición internacional”.

“La maza acorazada”
Mientras la estrategia del entrenador se basaba en la elección y la concentración, sus tácticas se fundamentaban en la defensa más sólida de la liga y en los contraataques más letales. Un fútbol que la prensa nacional ha dado en llamar “la maza acorazada”, por el parecido de este estilo implacable e inflexible con la mortífera arma de la antigüedad.

De hecho, los Tigres cedieron solamente 29 goles en 30 partidos la pasada temporada, antes de llegar a la final del campeonato. Los internacionales de la República de Corea Kwak Taehwi y Kang Minsoo formaron el centro de la inquebrantable retaguardia del Ulsan, y dos mediocampistas de contención, Ko Seulki y el colombiano Juan Estiven Vélez, se convirtieron en indispensables en el 4-2-3-1 preferido de Kim.

Además de los jugadores mencionados, los extremos Lee Keunho y Kim Seungyong aterrizaron en Munsu tras su paso por la J.League. También Rafinha, su ex compañero en el Gamba Osaka, firmó por los Tigres este verano para reforzar una línea de ataque que lidera el colosal delantero Kim Shinwook.

Pese a todo el talento que reúne este formidable equipo, cabe afirmar que el Ulsan no habría llegado tan alto sin la presencia de Kim ni la influencia que el técnico ejerce en el grupo.

“Empecé a trabajar de entrenador bastante antes que mis coetáneos. Siempre he creído que el fútbol lo es todo en mi vida”, reveló Kim, quien acaba de recibir un oportuno espaldarazo con la conquista del título de mejor entrenador de la AFC del año y la consiguiente ampliación de su contrato esta semana.

“Mantengo en todo momento una comunicación estrecha con los jugadores. Hablamos de sus cualidades, de sus virtudes y defectos, y de su futuro dentro y fuera de los terrenos de juego. Esto también me sirve personalmente para reflexionar sobre mi vida en el fútbol y sobre el camino que debo tomar en el futuro”.