A noventa minutos de la gloria
© Getty Images

Los números no mienten: la Copa Mundial de Clubes de la FIFA ha resultado un torneo adverso para los equipos de la CONCACAF. De hecho, a excepción del Necaxa en 2000 y Deportivo Saprissa en 2005, ninguno de los representantes del área ha conseguido siquiera un lugar en el podio a la hora de las premiaciones.

Pero 2012 podría transformarse en un año bisagra, y no por las predicciones de la cultura Maya. El encargado de quebrar la historia, al menos en la competición, es el CF Monterrey de Víctor Manuel Vucetich. Los Rayados ya han consumado un buen primer paso ante el Ulsan Hyundai en cuartos de final y aspiran ahora a dar la sorpresa frente a un Chelsea tan hambriento como herido. De superar a los ingleses, los aztecas se convertirán en el primer equipo de la región en avanzar hasta la gran final del certamen.

“Nos toca bailar con la más fea, como decimos en nuestro país, que es el Chelsea. Pero confiamos en nuestro poderío”, afirmó confiado el entrenador en la previa al histórico duelo del próximo 13 de diciembre en Yokohama.

Pero el convencimiento no es patrimonio exclusivo del estratega mexicano. José María Basanta, líder defensivo y capitán del equipo, comparte sus expectativas: “Sabemos que ningún otro club de la CONCACAF ha llegado a la final, y queremos ser los primeros en lograrlo. Ese es nuestro sueño principal ahora”, reconoce a FIFA.com.  El argentino, que impresiona por su altura, sonríe aliviado tras superar 3-1 al Ulsan Hyundai en una instancia que traía mal recuerdo a todos los Rayados luego de caer ante Kashiwa Reysol en la edición de 2011.

“Soñábamos con enfrentar al Chelsea, esa es la verdad. No queríamos expresarlo antes porque había que estar totalmente concentrados en el debut. Si no estábamos al cien por cien metidos en eso, podíamos sufrir una sorpresa como la del año pasado”, aclara con la experiencia que le otorgan sus 28 años y tres partidos disputados en el marco del torneo. ¿Qué se puede esperar de este duelo sin precedentes? Para Basanta, de pasado en Estudiantes de La Plata y Olimpo de Bahía Blanca, Monterrey enfrentará “noventa minutos muy complicados ante un rival que tiene mucha jerarquía en este tipo de competencias. Pero lo importante será jugar tranquilos y conscientes de que todo se puede. Nada es imposible”.

Con acento argentino
Además de Basanta, primo del goleador del Cruz Azul Mariano Pavone, el CF Monterrey cuenta entre sus filas con dos argentinos fundamentales en el andamiaje del equipo: Neri Cardozo, que juega ya su tercera Copa Mundial de Clubes de la FIFA, y César Delgado. El Chelito es el más cercano a Basanta, con quien comparte cenas y rondas de mate tanto en la concentración como en sus respectivos hogares.

“Cuando entra inspirado es un jugador diferente”, afirma Basanta sobre su compatriota. “Se vio en la cancha contra Ulsan, marcó la diferencia y convirtió dos golazos”, agrega. A su lado, entre tímido e incómodo por los elogios, el rosarino baja la mirada y declara en voz baja.

Mientras Basanta emprende la retirada y se pierde entre los sorprendidos periodistas japoneses y coreanos, Delgado comienza a palpitar el inminente choque con el campeón europeo. “¿Que ahora se viene el Chelsea? Y bueno, ¡habrá que divertirse!”, sorprende el goleador con una sonrisa en el rostro. A la hora del análisis, sin embargo, el semblante cambia por completo: “Sabemos que van a jugar distinto a Ulsan, sin tanto pelotazo. Creo que su estilo de juego nos va a permitir hacer y mostrar un mejor fútbol a nosotros también”.

El ex atacante de la selección y el Cruz Azul es de contextura pequeña y hablar pausado. Tanto, que cuesta comprender que se trate del mismo jugador endemoniado y picante que saca a relucir todo su atrevimiento a la hora de pisar el césped. “Jugar contra el Chelsea representa una responsabilidad importante, pero sabemos que podemos dar la sorpresa”, añade con la confianza de saber que un triunfo los depositará ya en la historia de la CONCACAF.

Pero Monterrey no se conforma. Y tampoco Delgado: “Esperemos llegar a esa final inédita. No importa si nos toca el Chelsea o cualquier otro. Para ser campeón hay que ganarles a todos, ¿verdad? Eso queremos: dar la sorpresa, llegar al partido decisivo y ganarlo también. A eso vinimos”.