De Nigris: "Queremos ese tercer puesto"
© Getty Images

El mexicano Aldo De Nigris sonríe una y otra vez. No oculta su cansancio, es cierto, pero aguarda pacientemente a los traductores de turno para responder una a una las preguntas de los medios japoneses sobre lo que acaba de ser una desilusión importante para el fútbol mexicano. El Chelsea derrotó 3-1 a Monterrey y lo ha dejado sin opciones de pelea en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, pero el goleador parece decidido una vez más a demostrar que la perseverancia es una de sus características principales.

Incluso con su equipo 0-3 en el marcador, instantes antes, el número 9 nunca bajó los brazos y luchó incansablemente ante los defensores del Chelsea. Por abajo, de cabeza, en el cuerpo a cuerpo o de arremetida, De Nigris buscó hasta encontrar el gol del honor para los Rayados. “No es el resultado que esperábamos, pero dejamos todo lo que teníamos en el campo”, se sincera el atacante en diálogo con FIFA.com. “Terminamos bien el primer tiempo, pero recibir dos goles en los primeros minutos del complemento mata a cualquier equipo. No quedó otra que seguir perseverando, luchar y buscar un gol. Al menos lo conseguimos en el final”, agrega.

El goleador sabe de lo que habla: el Chelsea inglés representaba el último escalón para lo que hubiese sido una histórica final para el fútbol de la CONCACAF, pero terminó siendo el verdugo menos deseado. Para De Nigris, que ha vestido las camisetas de Tigres, Veracruz y Necaxa previamente, la explicación sobre lo ocurrido es bastante sencilla: “Empezamos con mucho respeto, casi que temerosos. No quisimos ir mucho para adelante, sabiendo que el rival con espacios podía hacernos daño en cualquier momento. Fue un error involuntario, debimos haber ido al frente, como sí hicimos al final del primer tiempo”, insiste quien, pese a todo, destaca el haber jugado “de tu a tu en los últimos veinte minutos de ese primer tiempo, cuando tuvimos la pelota e hicimos daño”.

Dar vuelta la página
De Nigris, que absorbió la responsabilidad en el ataque tras la inesperada lesión de Humberto Suazo, tiene un sabor agridulce en la boca. La dolorosa eliminación a manos del Chelsea lo ha dejado sin final, aunque su tarea personal ha estado a la altura de las expectativas. “Uno siempre trata de hacer lo mejor para el equipo y siempre quiere ganar, pero es bueno marcar también. Y más contra un equipo tan difícil, con una de las mejores defensas del mundo. Ha sido una buena experiencia”.

Admirador de Gabriel Batistuta, Filippo Inzaghi y el Fenómeno Ronaldo (“el más completo de todos los que he visto”), De Nigris asegura que se irá satisfecho de Japón tras probar que “puedo pelear de igual a igual con las mejores defensas, me demostré a mí mismo que estoy para jugar en Europa”.

Claro que su pasaje de regreso a México aún debe esperar, ya que el próximo domingo 16 de diciembre el Monterrey tendrá una cita de honor: pelear ante el Al Ahly por el tercer puesto, algo que para la CONCACAF sólo han conseguido Necaxa  y Deportivo Saprissa. “Este golpe sanará rápido, tenemos que dar vuelta la página y concentrarnos en ese último partido”, afirma el goleador que, antes de partir a reencontrarse con sus compañeros, deja un último mensaje para los defensores egipcios: “Queremos ese tercer puesto y vamos a dar todo para lograrlo. Será un partido muy importante para nosotros, y así lo vamos a jugar”. Teniendo en cuenta su perseverancia, podemos estar seguros de que cumplirá con su palabra.