El rey de las seis copas
© Getty Images

El Barcelona llegó a Abu Dhabi con una reputación de equipo de excepcional maestría que defender: era el mejor del mundo y el más espectacular del planeta. Los inimitables y fascinantes blaugranas de Pep Guardiola se habían labrado su fama de artistas del balón a fuerza de magia y tesón, con ese inimitable e irresistible estilo que encandila a todos los públicos. Al final se marcharán del certamen tras haber confirmado también su condición de mejores del mundo, previo algún que otro susto. El triunfo contra el Estudiantes (2-1) en la final les ha permitido levantar la primera Copa Mundial de Clubes de la FIFA de la historia de la entidad, que se convierte así en el sexto trofeo que conquistan este año, un récord a todas luces sin precedentes.

Curiosamente, al palmarés del FC Barcelona, repleto de insignes conquistas, le faltaba el título de campeón del mundo. En 1992, el Barça perdió por 2-1 ante el Sao Paulo la final de la Copa Toyota (competición precursora de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA). Hace tres años, en Japón 2006, también cayó en el partido decisivo, en aquella ocasión a manos del Internacional (1-0). La sospecha de que podía correr la misma suerte en EAU 2009 se cernió sobre el equipo como una sombra a los cinco minutos de que comenzara su participación en el certamen.

El gol de Guillermo Rojas concedió al Atlante una imprevista ventaja en la semifinal, pero no puso nerviosos a los campeones de Europa. Muy al contrario, se convirtió en el detonante de una fiesta, inspirada, por lo que se vio, en el baile de los gigantes de la capital catalana. Barcelona se hizo con una victoria por 3-1 y reservó su plaza en una final que habría de convertirse en la mejor y más emocionante de las seis ediciones de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

En líneas generales, el Barcelona dominó el partido. Enfundados en las llamativas camisetas de su segundo uniforme, Dani Alves, Xavi, Lionel Messi, Zlatan Ibrahimovic y compañía ofrecieron al respetable un recital de regates mareantes, recortes, amagos, paredes y pases en profundidad para orquestar todo un concierto de ocasiones ante la meta rival. Sin embargo, por increíble que parezca no fueron capaces de batir al arquero Damián Albil, al que protegía con firmeza la heroica defensa del conjunto de La Plata. En el minuto 37, Estudiantes cobró ventaja gracias a un remate de cabeza de Mauro Boselli.

Y así, siguieron las cosas hasta el minuto 89; hasta que la formidable tormenta de altas presiones que había creado el Barcelona descargó por fin con toda su furia sobre el área rival; hasta que Pedro, con su cabezazo certero, abocó el partido a la prórroga, donde el Barça siguió asfixiando a los Pincharratas. Y, como estaba cantado, llegó el gol de la victoria. Salió del corazón y del escudo del hombre que estaba a punto de convertirse en Balón de Oro adidas y ganador del Premio TOYOTA: Leo Messi.

Estudiantes merece que el mundo se saque el sombrero. No en vano se quedó a unos cuantos minutos de conquistar un triunfo que, antes del partido, había quien lo consideraba lejos del alcance de sus posibilidades.

Medalla de bronce para el Pohang
El tercer puesto pertenece por mérito propio al Pohang Steelers, cuya deslumbrante e inesperada exhibición recordó aquella carrera desbocada que llevó a su selección nacional hasta la cuarta posición de la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002. Pese a todo, en cuartos de final, tamaña gesta parecía todavía misión imposible, especialmente cuando el TP Mazembe se puso por delante en el marcador. Era precisamente la excusa que Denilson necesitaba para dar rienda suelta a su genio y a su clase. El brasileño acertó las dos dianas que clasificaron a los surcoreanos para semifinales a expensas de los campeones de África.

En la derrota a manos de Estudiantes (2-1), Denilson rayó a gran altura y obró el único gol de su equipo. Si el Pohang no hubiera quedado reducido a ocho hombres, si Denilson no hubiera tenido que cambiar la artillería pesada por los guantes de guardameta como resultado, el partido que a priori el coloso argentino pensaba ganar cómodamente podría haberse saldado con un resultado diametralmente opuesto. En la repesca por el tercer puesto, el goleador de 33 años contribuyó a la victoria sobre el Atlante a los penales, en primer lugar con el tanto que igualó el marcador a 1-1 y, posteriormente, con la transformación de su lanzamiento desde los once metros. Esos dos tantos le han valido para proclamarse máximo goleador del certamen.

El Auckland City, al igual que el Pohang, superó todas las expectativas. Antes del partido inaugural de EAU 2009, en el registro que poseían los neozelandeses en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA figuraban cuatro partidos y cuatro derrotas. Sin embargo, el disciplinado y emprendedor conjunto de Paul Posa eliminó al representante del país anfitrión, el Al Ahli, y pasó a cuartos, donde planteó al Atlante una prueba mucho más difícil de lo que muchos habrían imaginado, pese a que perdió la contienda por 3-0. Los representantes de Oceanía volvieron a desbaratar los pronósticos en el choque por el quinto puesto con su victoria sobre el Mazembe (3-2).

Una fiesta del fútbol
Mientras la espectacular ceremonia de clausura ponía un espléndido y apropiado broche final al torneo, muchos de sus integrantes tenían razones sobradas para participar de la fiesta : Emiratos Árabes Unidos por su encomiable labor como anfitrión; el Auckland City por haber ennoblecido lo que ya había sido un año glorioso para el fútbol de Nueva Zelanda; el Pohang Steelers por haberse burlado de la premisa que sugería que llegaba a Abu Dhabi para hacer bulto; y el Barcelona por haberse convertido, tarde pero con toda la seducción y la épica que imaginarse pueda, en el campeón del mundo.

No obstante, tal y como el Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, había anticipado, al final se ha coronado un ganador más, y por goleada: el fútbol acaba de subrayar su categoría de “deporte rey” en este paraíso de la Península Arábiga.

Posiciones finales
1º - Barcelona (ESP)
2º - Estudiantes (ARG)
3º – Pohang Steelers (KOR)
4º – Atlante (MEX)
5º – Auckland City (NZL)
6º – TP Mazembe (COD)
7º – Al Ahli (UAE)

Estadios

Mohammad Bin Zayed (Abu Dhabi), Ciudad Deportiva Zayed (Abu Dhabi).

Goleadores
Denilson (Pohang Steelers) 4 goles, Leandro Benitez (Estudiantes), Lionel Messi (Barcelona), Pedro (Barcelona) y Jason Hayne (Auckland City), 2 goles.