Un listón muy alto
© Getty Images

 

Cuando el Inter de Milán llegó hace una semana a los Emiratos Árabes Unidos para disputar la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, todo el mundo pensó que su recorrido esta temporada en la Serie A y en la Liga de Campeones de la UEFA no eran buenos argumentos a su favor. Los pronósticos se inclinaban más bien por el campeón de Sudamérica, el Internacional de Porto Alegre.

Pero han sido los Nerazzurri quienes han tenido fiesta este sábado, 18 de diciembre de 2010, al término de la final. Liderados por un Samuel Eto'o particularmente inspirado, los de Milán se han impuesto soberanamente por 3-0 sobre el TP Mazembe.

Los interistas no sólo han ganado sus dos encuentros por el mismo resultado, sino que además, desplegando un fútbol vistoso, han probado que han recuperado el espíritu que los condujo al trono europeo en mayo. Nada mejor para arrancar el año 2011 con aires renovados.

Los finalistas
El Inter ya ganó la Copa Intercontinental en 1964 y 1965, pero esta victoria tiene un sabor particular y le permite respirar hondo y sacar pecho tras un comienzo de temporada anémico. Por si fuera poco, iguala el palmarés de su rival eterno, el AC Milan, vencedor de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en 2007.

Samuel Eto'o ha merecido su premio al mejor jugador de la competición, especialmente a la luz de su actuación en la final. No contento con haber asistido magistralmente el primer gol mediante un pase decisivo al macedonio Goran Pandev, el camerunés asestó el segundo de un disparo soberbio. El francés Jonathan Biabiany cerró el marcador poniendo el tercero a cinco minutos del pitido final.

Pese a la derrota, el TP Mazembe ha sido la revelación del torneo. Los hombres de Lamine N'Diaye han trazado un itinerario formidable al eliminar al Internacional en semifinales gracias a los goles de Mulota Kabangu y de Dioko Kaluyituka. Aunque terminó sucumbiendo víctima de la experiencia de los italianos, el club congoleño ha entrado en la historia al alcanzar la final, algo que ningún otro equipo africano había conseguido hasta la fecha.

Acento sudamericano
Como cabía esperar, la animación musical de los seguidores del TP Mazembe no faltó a la cita, así como tampoco lo había hecho en los partidos anteriores. Los hinchas de Porto Alegre también se dejaron oír durante el encuentro por la tercera plaza, donde los jugadores del Internacional se reconciliaron con su público batiendo por 4-2 al Seongnam surcoreano. Ese triunfo, importante desde el punto de vista mental, sirvió por añadidura para rendir homenaje al veterano guardameta del club de Porto Alegre, Roberto Abbondanzieri. El arquero argentino entró en los últimos compases del encuentro y puso un lucido broche final a su carrera deportiva. Los fieles brasileños recuperaron la sonrisa al ver a su equipo recobrar el porte que le permitió adueñarse de la Copa Libertadores.

El hombre de ese partido fue Alecsandro, autor de un pase decisivo para Tinga y goleador por partida doble. El argentino Andrés D'Alessandro firmó el tercero, una auténtica obra maestra. Los dos goles del Seongnam corrieron a cuenta de otro sudamericano, el colombiano Mauricio Molina, que de esa forma se aupó a la cabeza de la clasificación de máximos goleadores con tres realizaciones. Molina ya había encontrado el camino de la portería contraria en el compromiso contra el Al Wahda en cuartos de final, y había dado dos pases decisivos que sellaron el 4-1 a favor de los suyos.

Los demás concursantes
Pero el avance del conjunto surcoreano se detuvo en la semifinal contra el Inter de Milán, en un partido donde brilló con especial intensidad la figura de Javier Zanetti. La baja prematura por lesión de Wesley Snejder poco después del pitido inicial no impidió a los italianos prevalecer por 3-0. El holandés tampoco pudo disputar la final.

Los hombres del Seongnam aspiraban a reeditar el resultado de sus compatriotas del Pohang Steelers, que lograron hacerse con la tercera plaza el año pasado. Pero el elenco de Shin Tae-Yong, demasiado timorato en ataque, tuvo que contentarse con el cuarto puesto.

El Pachuca anunció grandes ambiciones al principio de la competición, en la que ya había participado en dos ocasiones. Pero a la tercera no fue la vencida, y los mexicanos no pudieron pasar del quinto puesto. En su último choque, los pupilos de Pablo Marini despacharon al Al Wahda en la tanda de penales. Los emiratíes podrán consolarse comparando su balance de este año, el sexto puesto, con el de sus compatriotas del Al Ahli en 2009, que quedaron últimos.

Para el Hekari, la experiencia ha sido enriquecedora pese a su rango de farolillo rojo. Los oceánicos han tenido el placer de participar en una competición mundial, al lado de los mejores equipos de las confederaciones continentales.

La presente edición de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA ha sido todo un éxito a juicio del Presidente de la FIFA, Joseph Blatter, quien ha estimado que "los Emiratos Árabes Unidos han puesto el listón muy alto". El año que viene la prueba reina de clubes se disputará en Japón.

Clasificación finales
1. F. C. Internazionale Milano
2. T. P. Mazembe Englebert
3. Sport Club Internacional
4. Seongnam Ilhwa Chunma F.C.
5. Club de Fútbol Pachuca
6. Al-Wahda Sports Club
7. Hekari United FC

Estadios
Estadio Mohammed Bin Zayed (Abu Dabi)
Estadio Zayed Sports City (Abu Dabi)

Máximos goleadores
Mauricio Molina (Seongnam): 3 goles; Alecsandro (Internacional), Darío Cvitanich (Pachuca) y Fernando Baiano (Al Wahda): 2 goles.