"El factor decisivo para la victoria de hoy ha sido la ausencia de fatiga. En el primer partido estábamos exhaustos porque acabábamos de llegar a Sudáfrica y no habíamos descansado. Pero antes de este choque contra Estados Unidos, hemos tenido ocasión de prepararnos bien y de poner a punto los cuerpos de los jugadores. Todo esto nos ha facilitado las cosas. Habíamos estudiado detenidamente a los estadounidenses y no hemos permitido que nos presionaran. Hemos desplazado el balón con velocidad y en ningún momento les permitimos que se metieran del todo en el partido. También los nuevos jugadores del equipo han jugado estupendamente, no tengo quejas de nadie", Dunga, seleccionador de Brasil.

"Le dedico este premio a mi familia, a la gente que siempre está a mi lado y también a mi seleccionador, Dunga, que me ha brindado esta oportunidad. Hoy hemos dejado patente nuestra unidad como equipo. Hemos trabajado muy duro y demostramos que esta plantilla tiene muchísima calidad. La forma de celebrar mi gol es una prueba más de que formamos un grupo sólido y muy unido", Maicon, defensa de Brasil y Jugador Budweiser del Partido.

"El de esta noche ha sido un partido complicado, pero al final ha salido a relucir nuestra calidad. Para nosotros era importantísimo jugar bien hoy, porque empezamos en la competición con paso inseguro. Es fenomenal haber llegado hasta aquí, derechos hacia las semifinales. No creo que seamos los favoritos, lo único que nosotros queremos es jugar todos los partidos al máximo de nuestras posibilidades", Robinho, delantero de Brasil.

"Hemos empezado muy tensos. Un gol de Brasil tan pronto y a balón parado nos complicó el partido desde los primeros compases. Brasil es un rival muy fuerte de cualquier forma, pero sobre todo si te quedas en desventaja tan pronto y además le regalas el balón de su segundo gol, se te pone el partido demasiado cuesta arriba. Jugamos un poco mejor en la segunda parte, pero nos quedamos con un hombre menos y ahí se nos acabó todo. El equipo siguió intentándolo y presionando hasta el final. Esta noche, la entrega de mis hombres ha sido intachable. Nunca se rindieron y siguieron luchando hasta el pitido final", Bob Bradley, seleccionador de Estados Unidos.

"No sé por dónde empezar a explicar qué ha salido mal. Uno de los mayores problemas ha sido recibir un gol a las primeras de cambio. Contra una apisonadora como Brasil, con los jugadores tan excelentes que tiene en ataque, es un desatino quedarte en desventaja tan pronto. Dicho esto, nunca nos rendimos, nunca dejamos de luchar. Después nos cayó el segundo en la primera parte y para colmo una tarjeta roja. No hemos tenido la noche", Tim Howard, guardameta de Estados Unidos.

"Brasil es un equipo fenomenal. Ya lo sabíamos antes de llegar al partido. La consigna era aplicar una presión constante, no permitir que el rival se hiciera con el balón y situarnos en posiciones de peligro. Pero no hemos sido capaces de hacer nada de todo eso y, por lo tanto, en sólo media hora, ya íbamos perdiendo por dos goles. Hasta el momento hemos jugado dos partidos muy complicados, pero creo que nos han enseñado mucho. La noche ha sido un descalabro, pero hemos aprendido un montón", Jonathan Spector, defensa de Estados Unidos.