Brasil redimió la imagen mostrada ante Egipto con una merecida victoria ante EEUU (0-3) en la que ofreció destellos de jogo bonito ante un rival que apenas inquietó en el partido correspondiente al Grupo B disputado en el estadio Loftus Versfeld de Pretoria el 18 de junio. El gol de Maicon, el último de la cuenta, ya es uno de los principales candidatos a convertirse en el más espectacular de la Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009.

Dunga, que había achacado al cansancio la irregular actuación de sus jugadores en el debut, introdujo cuatro cambios en el once inicial. Maicon, Miranda, Andre Santos y Ramires fueron titulares. También Bob Bradley modificó a su once principal, sacando de inicio a DaMarcus Beasley y Sacha Kljestan.

Desde el inicio
La canarinha no tardó demasiado en plasmar su superioridad en el marcador, cuando Felipe Melo remató de cabeza un tiro libre ejecutado por Maicon (0-1, 7') en una acción muy similar a la que dio lugar al gol de Luis Fabiano ante Egipto.

El segundo gol, en cambio, tendrá bien enfadado a Bradley, y es que nació de una jugada de ataque estadounidense: Landon Donovan sacó un córner en corto para Beasley, quien falló en la recepción y dio lugar a un contundente contragolpe de Brasil. Kaká tocó el balón para Ramires, que asistió para que Robinho rematase a placer (0-2, 20').

Brasil pudo aumentar la cuenta antes del descanso con una carrera en solitario del flamante nuevo fichaje del Real Madrid que arrancó en el círculo central, aunque su remate se estrelló en el lateral de la red.

El arquero Tim Howard salvó a EEUU en dos impresionantes remates de Kaká y Robinho, a la vuelta de vestuarios. Pero el partido se puso muy cuesta arriba para los norteamericanos tras la expulsión de Kljestan por roja directea, tras una falta sobre Ramires.

Para aplaudir
Cualquier esperanza de los norteamericanos quedó casi anulada tras el golazo del partido. Maicon, en ataque por la derecha, se apoyó en Ramires en los regates para alcanzar prácticamente la línea de fondo, pegado al área chica, desde donde sacó un remate alto que se coló, casi sin ángulo, pegado al larguero (0-3, 62').

Estados Unidos se quedó sin ideas y cedió la iniciativa a Brasil que, sin embargo, bajó el ritmo. De todos modos, los norteamericanos tuvieron su ocasión de hacer el gol del honor en un potente remate de Benny Feilhaber que se estrelló en el larguero y botó detrás del portero Julio César. La defensa auriverde alejó el peligro iniciando un contragolpe que culminó Julio Baptista con un disparo que se fue desviado.

Con esta victoria, la Seleçao pone prácticamente un pie en semifinales, en espera del resultado del partido entre Egipto e Italia que se juega a continuación.

Brasil cerrará su participación en el Grupo B en un partidazo con sabor a final ante Italia, el domingo 21 de junio en Pretoria, mientras Estados Unidos tratará de resarcir su honor ante Egipto, el mismo día en Rustenburg.