Barcelona 1992
© Getty Images

No ocurre a menudo que el dueño de casa gane oro olímpico, pero los españoles lo consiguieron -y de forma dramática.

Para evitar tener que pasar al tiempo suplementario, España decidió insistir y se ganó el partido a pulso, remontando una desventaja de un gol en el segundo tiempo para derrotar a Polonia en el estadio Nou Camp. Francisco Narváez, Kiko, anotó el gol decisivo en el descuento del segundo tiempo, haciéndole el sombrero al guardameta Aleksander Klak ante 95.000 espectadores, incluido el Rey Juan Carlos, la Reina Sofía y el Presidente del COI Juan Antonio Samaranch.

Wojciech Kowalczyk adelantó a Polonia en el descuento del primer tiempo. Diez minutos después de que el Rey Juan Carlos entrara al estadio, España igualó con un cabezazo de Abelardo en el minuto 65. Kiko aumentó el marcador cinco minutos más tarde, pero el polaco Ryszard Staniek volvió a equilibrar el partido en el minuto 76.

El camino de España hacia la final pasó por el triunfo contra Colombia (4-0), Egipto (2-0) y Qatar (2-0). Luego eliminó a Italia, uno de los favoritos, en los cuartos de final por 1-0, con gol de Kiko, antes de batir a Ghana por 2-0 en las semifinales.

Ghana, que se presentó con el equipo más joven de la competición (18,8 años), ganó la medalla de bronce y fue, de esta manera, la primera nación africana en obtener una medalla olímpica. Logró esta hazaña contra otra escuadra sorpresa -Australia-, derrotándola 1-0 y terminando el partido con su tercer portero suplente Simon Addo, después que Ibrahim Dossey tuviera que abandonar por lesión. Ghana se adjudicó la medalla con un gol de tiro libre de Isaac Asare en el minuto veinte, cinco minutos después de que Dossey desviara un penal australiano.

Aunque el torneo de fútbol fue un éxito futbolístico, la afluencia de espectadores fue algo decepcionante. En los 32 partidos se congregaron solamente 466.300 espectadores, lo que equivale a un promedio de 14.572 aficionados por partido.