Sudor y alivio para los Kiwis
© FIFA.com

En cierto modo, Nueva Zelanda se ha ido mal acostumbrando en los últimos años a clasificarse para los diversos campeonatos de la FIFA en categorías menores. No en vano, desde que Australia se incorporó a la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) en 2006, los Kiwis se han clasificado para todas las competiciones masculinas de jóvenes, exceptuando aquel histórico acceso de Tahití a la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2009.

Sin lugar a dudas, al jugar en casa, Nueva Zelanda afrontaba la reciente fase de clasificación oceánica para el Torneo Olímpico de Fútbol masculino Londres 2012 con tranquilidad, y confiada en poder repetir su exitoso acceso a Pekín de hace cuatro años. La teoría, en efecto, se acabó cumpliendo, pero fue por los pelos. Fiyi, durante muchos años la nación futbolística más destacada entre las islas del Pacífico, sacó a relucir todo su potencial en la final y, a la postre, tuvo mala suerte por no haber ganado o, al menos, haber llevado el encuentro a la prórroga.

A pesar de todo, Nueva Zelanda logró sobrevivir al desafío físico planteado por Fiyi, imponiéndose por un ajustado 1-0 y, de esa forma, quedando al frente del preolímpico que disputaron siete selecciones en la localidad de Taupo. Ahora, tras haber sufrido la baja de muchos jugadores con los que esperan poder contar a partir de julio, los Kiwis pueden saborear los frutos de su esfuerzo y empezar a planificar el viaje a Londres.

El sueño londinense
El Grupo A incluía a Samoa Estadounidense, Fiji, Islas Salomón y Vanuatu. Entretanto, en el Grupo B figuraban Tonga, la anfitriona Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea, y fueron estos dos últimos los que obtuvieron cómodamente el pase a semifinales en detrimento de los tonganos.

En el Grupo A, Islas Salomón cayó eliminada sorprendentemente a falta de una jornada, tras sufrir dos derrotas seguidas frente a Fiyi y Vanuatu. Aun así, los salomonenses se apuntaron la goleada más abultada del torneo con un aplastante 16-1 a Samoa Estadounidense; un resultado más extraordinario si cabe teniendo en cuenta que ¡los samoanos iban ganando por 1-0 en el ecuador del primer periodo! El solitario tanto de los polinesios lo marcó Shalom Luani, el joven cuyo nombre quedará grabado para siempre en la leyenda futbolística del país tras haber marcado hace poco el gol que valió la primera victoria de Samoa Estadounidense en un partido internacional, durante la fase de clasificación para Brasil 2014. En cuanto al bando vencedor, el delantero Ian Paia coleccionó un total de 7 dianas en lo que supuso, con diferencia, una cosecha récord en la historia de los preolímpicos masculinos de la OFC.

Las semifinales depararon triunfos de factura muy dispar. Por un lado, Fiyi apenas se vio inquietada en su victoria por 3-0 frente a la Papúa Nueva Guinea que entrena Frank Farina. Nueva Zelanda, en cambio, lo pasó mal en el tramo final antes de imponerse por 3-2 a Vanuatu, con un papel destacado del centrocampista Alex Feneridis (Auckland City), quien sirvió los tres tantos neozelandeses.

Un lanzamiento hacia la gloria
Ya en la final, Nueva Zelanda se adelantó en el minuto 18, en un momento que acabó siendo decisivo para la suerte de este choque fascinante. Greg Draper, que esta temporada se ha mostrado muy prolífico ante la portería contraria con el The New Saints, de la primera división galesa, transformó una pena máxima provocada por una mano dentro del área.

Sin embargo, los Kiwis, que en el preolímpico de hace cuatro años ya sufrieron para imponerse a los fiyianos con un tanto en el último minuto, sabían que su pasaporte a Londres distaba mucho de estar sellado aún. En efecto, sólo el travesaño impidió que Fiyi le diese la vuelta a la tortilla, ya que, al poco de la reanudación, tanto el carismático capitán Esava Naqeleca (que fue elegido mejor jugador del certamen) como Zibraaz Sahib remataron a la madera con sendos cabezazos, uno tras otro.

Pero a la postre, el héroe de la final fue Draper, quien describió su gol de la victoria como “el mejor momento” de su vida. “Nos hemos jugado el tipo y, para ser sincero, durante todo el segundo tiempo hemos defendido como si la vida nos fuese en ello”, añadió el delantero de 23 años, que ya ha representado a su país en Pekín 2008 y en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2007.

Fiyi nos atacó con todas sus armas”, declaró el capitán de Nueva Zelanda, Adam McGeorge. “Esto es una final, y no tiene por qué verse un fútbol bonito. No cabe duda de que nos han dado unos cuantos avisos, pero no deja de ser una muestra de las ganas que han puesto los chicos para sacar adelante el resultado”.

* IMPORTANTE: Debido a la incorrecta inclusión de un jugador en la final ante Nueva Zelanda, el Comité Disciplinario de la FIFA ha dado ese partido como abandonado por Fiji, declarando como ganador a Nueva Zelanda por un marcador de 3-0.