Brasil sufre más de la cuenta (3-2)
© Getty Images

La selección de Brasil protagonizó un estreno complicado en el Torneo Olímpico de Fútbol Masculino al superar 3-2 a su similar de Egipto en la apertura del Grupo C. El encuentro, disputado el 26 de julio en Cardiff, tuvo un primer tiempo demoledor de la Seleção, que sufrió con la reacción de los africanos en el complemento.

Brasil, que busca la primera medalla dorada de su historia, parecía liquidar las acciones en los primeros 45 minutos con un juego vistoso y contundente de la mano de Neymar y Oscar. Justamente el número 10 fue el encargado de mover los hilos tras un primer sofocón provocado por los Faraones, y con sus pases favoreció la llegada de los primeros dos tantos: el primero de Rafael, con un zurdazo cruzado (1-0, 16’), y el segundo con un toque sin oposición de Leandro Damiao (2-0, 26’). Neymar, tras una buena jugada individual, estiró ventajas de cabeza antes del descanso (3-0, 30’).

Todo cambiaría en el complemento, especialmente luego de que Mohamed Aboutrika superara a Neto tras varios rebotes en el área (3-1, 52’). Los egipcios presionaron y comenzaron a desnudar ciertas falencias defensivas en Brasil, que pareció complicarse aún más con el nuevo descuento africano, esta vez por intermedio de Mohamed Salah en una buena definición de pierna izquierda (3-2, 76’). Los últimos quince minutos fueron intensos y entretenidos, aunque ya nada movería el marcador. La Seleção hizo correr el reloj con la habilidad de Neymar y coronó una victoria tan celebrada como trabajosa.

El equipo de Mano Menezes irá por su segunda victoria el próximo 29 de julio, cuando enfrente a Bielorrusia en Manchester. Egipto, en primer turno, buscará la recuperación frente a Nueva Zelanda.