Yoshida: "Podemos estar orgullosos"
© Getty Images

A lo largo de la actual era dorada del fútbol español, la flor y nata del balompié mundial lleva debatiendo la cuestión de cómo enfrentarse a la Roja y a su peculiar estilo. Si bien las estrategias varían de un entrenador a otro, todos parecen coincidir en un punto: a los españoles no se les puede vencer con su propio juego.

Hoy, Japón se ha permitido el lujo de disentir. Takashi Sekizuka, al exigir a su equipo que pasara mejor el balón y presionara más arriba que los maestros de estas dos destrezas, apostó mucho tácticamente, pero al final cosechó una enorme recompensa. Si bien la victoria de Japón por 1-0 sobre un equipo repleto de campeones de Europa absolutos y sub-21 habría resultado de por sí muy impresionante dadas las circunstancias, ha sido la forma convincente de conseguirla lo que ha causado mayor impresión.

Como ha explicado el capitán del equipo, Maya Yoshida, hoy a los japoneses les ha salido bien todo. “Tuvimos una reunión importantísima antes de venir aquí, en la que se decidió todo”, explicó a FIFA.com. “Nos sirvió de mucho. Fue estupendo ver las tácticas desplegadas delante de nuestros ojos, y ayudó a los jugadores a reforzar su mentalidad y su seguridad en sí mismos. Salimos de aquella reunión convencidos de que podíamos derrotar a España”.

“Hoy se ha visto que los delanteros han ayudado un montón al presionar a la defensa española muy arriba. Por eso, a España le costó mucho organizarse sobre el terreno de juego y hacer su juego habitual. También nos ha servido de mucho que España empezara a un ritmo tan lento, pues nos resultó más fácil frustrar sus ataques”.

“Antes del partido, decidimos con el entrenador que la mejor forma para ganar eran las jugadas combinadas, en lugar de confiar en el juego y el instinto individual. Las combinaciones nos han funcionado a la perfección. Todos nos sentimos cómodos con el balón en los pies y capaces de crear muchas ocasiones. Creo que hoy hemos movido mejor el balón que los españoles y hemos corrido más que ellos. Podemos estar bien orgullosos”.

Lecciones del pasado
Aunque en boca de Yoshida suene tan sencillo, el jugador sabe bien que incluso los planes mejor preparados pueden irse al garete fácilmente en un certamen como los Juegos Olímpicos. Baste recordar que él formó parte de la selección de Japón que regresó de Pekín 2008 tras haber perdido los tres partidos disputados y haber marcado un solo gol. ¿Qué ha cambiado en cuatro años?

“Los dos equipos son totalmente diferentes”, observó el capitán de Japón. “En 2008 teníamos solamente un puñado de jugadores con experiencia en Europa, mientras que ahora contamos con futbolistas que juegan en Alemania, Holanda y otros países europeos. Creo que eso nos ha dado más seguridad para este torneo y nos ha llevado a creer en nosotros mismos. Pekín 2008 queda ya muy lejano en el tiempo. Diría que seguiremos viendo un equipo muy diferente aquí en el Reino Unido”.

Un mensaje que suena amedrentador para los rivales en Londres 2012. Sin embargo, Yoshida no ayudó a disipar el miedo cuando aseguró que Japón, después de haber superado con su juego a la nación campeona del mundo, puede seguir mejorando. “Tendríamos que haber marcado más goles”, manifestó. “Debemos afinar la puntería. Hoy nos hemos mostrado muy fuertes en defensa y, por supuesto, eso nos satisface enormemente. Pero no podemos sentirnos satisfechos con el resultado, porque tenemos que jugar a esta misma altura todos los partidos. Estoy convencido de que podemos hacerlo mejor de lo que se ha visto hoy”.