Tokio 1964

  • Este torneo consistió de una ronda adicional, ya que el segundo de cada grupo se clasificaba igualmente, conformando así los cuartos de final.

Ya antes del saque de salida, el acontecimiento de 1964 estuvo marcado por una enorme desgracia cuando 328 personas murieron en tumultos durante el partido de clasificación entre Perú y Argentina en Lima. Esta tragedia fue el comienzo de toda una serie de incidentes ocurridos durante los JJOO, entre ellos la retirada de la RDP de Corea después de que algunos de sus corredores y nadadores fueran suspendidos por haber participado en una competición no autorizada.

Italia decidió prescindir asimismo de la participación, pues fue acusada de integrar su plantel con varios futbolistas profesionales. En la selección olímpica italiana figuraban algunos futbolistas que habían ganado la final de la Copa Europea con el Inter contra el Real Madrid.

La competición de fútbol tuvo, sin duda alguna, sus momentos especiales. Por primera vez en la historia de los JJOO, dos equipos africanos -Egipto y Ghana- habían conseguido clasificarse para los cuartos de final. Egipto derrotó luego a Ghana por 5 a 1 y fue eliminado por 6 a 0 en las semifinales por una escuadra húngara avasalladora, inspirada por los cuatro goles de Ferenc Bene.

Esta magnífica actuación de Bene no fue su presentación más impresionante. Se proclamó máximo goleador con doce tantos, habiendo marcado los seis de la apabullante victoria por 6 a 0 contra Marruecos en la primera ronda. Cuatro días más tarde, Hungría volvía a convertir seis goles en un partido altamente emocionante y combatido contra Yugoslavia, que finalizó 6 a 5 en favor de los magiar. Tibor Csernai contabilizó cuatro goles y Bene uno.

En una final olímpica más bien discreta, Hungría conquistaba su segunda medalla de oro al derrotar a Checoslovaquia por 2 a 1. 65,610 espectadores vieron un autogol del defensor checo Vladimir Weiss y el último tanto de Bene, que completaba su docena personal.

En el partido por la medalla de bronce, Alemania logró adjudicarse su primera medalla de fútbol al derrotar a Egipto por 3 a 1.