Diez momentos brillantes en Singapur
© Getty Images

Al cabo de trece días, la edición inaugural de los Torneos Olímpicos Juveniles de Fútbol concluyó en Singapur, con el estreno como campeones de Chile y Bolivia en las respectivas categorías femenina y masculina. Si bien la novedad del certamen en sí captó la atención del planeta, fueron los intensos esfuerzos de los futbolistas (tanto dentro como fuera del campo) los que propiciaron que fuese un éxito. FIFA.com recuerda para ti diez de los momentos más memorables del torneo.

1. El gol más rápido
El país anfitrión, Singapur, tuvo un arranque inmejorable, ya que Ammirul Mazlan, en el primer balón que tocaba, abrió el marcador al minuto escaso de darse el saque inicial de su primer compromiso. De esa forma encarriló el triunfo por 3-1 sobre Zimbabue, con el que fue el tanto más rápido del torneo.

2. El máximo artillero
El delantero boliviano Rodrigo Mejido destapó el tarro de las esencias contra Haití, al firmar cuatro dianas y dar tres asistencias en la victoria más abultada del torneo, un inapelable 9-0. Mejido acabaría viendo puerta otras dos veces, para encabezar la tabla de goleadores con 6 tantos. “Me enorgullece haber ayudado a mi equipo a ganar la medalla de oro”, declaró a FIFA.com. “Esto significa que podemos hacer realidad nuestro sueño siempre que trabajemos duro y sigamos mejorando”.

3. La soberbia reacción de Haití
A pesar de esa desastrosa derrota a manos de Bolivia, Haití supo sobreponerse y ganarse un gran respeto de todos al imponerse por 2-1 a Vanuatu (en un choque que comenzó perdiendo) y vencer posteriormente a Singapur (2-0) para acceder a la final. “El habernos colgado la plata olímpica nos da una motivación adicional para proseguir nuestra reconstrucción”, señaló el capitán haitiano, Daniel Gedeon. “Esto nos proporcionará impulso para crecer todavía más”.

4. El revulsivo de lujo
Luis Banegas, que llegó a Singapur sin estar plenamente recuperado de una pequeña lesión, demostró ser el jugador más eficaz del torneo de cuantos saltaron a jugar desde el banquillo. Su entrenador recurrió a él cuando el equipo se quedó en inferioridad numérica en la final contra Haití, y el escurridizo delantero vio puerta dos veces para liderar el triunfo por 5-0 de Bolivia. “Mi ídolo es el delantero sueco Zlatan Ibrahimovic”, declaró Banegas a FIFA.com. “Quiero fichar por un buen equipo europeo como el Barcelona, igual que hizo él”.

5. Dos gemelos con peligro
Gracias a los gemelos Coulon, Vanuatu pudo despedirse del torneo con una victoria, por 2-0 ante Zimbabue. Raoul movió los hilos en la zaga, mientras, en el otro extremo del campo, su hermano Michel participaba en las jugadas de los dos goles.

6. Las lágrimas de Kadir
Mientras sus muchachos, tras bajar del podio, celebraban la medalla de bronce conseguida, el seleccionador de Singapur, Kadir Yahaya, no pudo contener las lágrimas al hablar con FIFA.com. “Los jugadores han tenido que superar una enorme presión para ganar el partido. Al menos hemos hecho algo por nuestro país”, resaltó.  

7. Estrellas desconsoladas
La centrocampista turca Hilal Baskol lloró desconsoladamente después de que su selección perdiese por 3-2 contra Chile en semifinales, al recibir un gol en el último suspiro. También pudo verse el llanto de la ecuatoguineana Judit Ndong, máxima goleadora ex aequo del torneo femenino, por la derrota de su equipo ante las chilenas en la tanda de penales de la final.

8. Especialistas a balón parado
La propia Baskol fue la jugadora más destacada del torneo femenino en jugadas a balón parado, ya que sus tres goles llegaron de libre directo. La chilena Romina Orellana también exhibió su destreza en esa suerte en la final contra Guinea Ecuatorial, al marcar primero de falta y transformar posteriormente la pena máxima que decidió el encuentro y dio el título a su país.

9. La bravura de Lightfoot
Tras haber sufrido una brecha importante en la cabeza en el partido por el tercer puesto contra Montenegro, el capitán singapurense, Jeffrey Lightfoot, que había sido uno de los abanderados en la ceremonia inaugural, recibió cuidados en el hospital antes de regresar al campo para asistir a la entrega de premios. “Tengo que volver, porque es una oportunidad que sólo se da una vez en la vida”, explicó a FIFA.com. “Ahora debemos seguir progresando y convertirnos en una auténtica potencia”.

10. A la altura de las expectativas
El único seleccionador que había manifestado abiertamente sus aspiraciones de ganar el oro antes del certamen fue el de Bolivia, Douglas Cuenca, y su equipo cumplió plenamente sus expectativas, al adjudicarse el título tras cosechar cuatro triunfos consecutivos. “Ganar la final significa para nosotros mucho más que ganar la medalla de oro”, manifestó a FIFA.com. “Para los jugadores, este triunfo puede abrirles las puertas de un futuro brillante, y nuestra gente debería estar orgullosa del éxito del equipo en este torneo”.