El sueño de las jóvenes de Oceanía

Cuatro naciones comienzan esta semana el torneo clasificatorio de Oceanía para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Azerbaiyán 2012, todas ellas con aspiraciones de terminar primeras y sellar así su billete a la cita mundialista. Sin embargo, solo una acude con claras expectativas de estar en el certamen que enfrentará a 16 selecciones en los meses de septiembre y octubre a orillas del mar Caspio: la organizadora, Nueva Zelanda. Su imponente historial en esta categoría y los impresionantes progresos registrados el pasado año hacen que la mayor parte de las apuestas se inclinen del lado de las Kiwis.

Las expectativas y sueños de los participantes —Islas Cook, Nueva Caledonia, Papúa Nueva Guinea y el país anfitrión— se resolverán en tan solo cinco días, los que dura el torneo, con formato de liguilla. Apenas disponen de margen de error, puesto que únicamente el ganador tendrá derecho a representar a la OFC este año en la antigua república soviética. Por primera vez, la prueba de Oceanía se disputará conjuntamente con la competición preliminar para la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Japón 2012. El Centre Park de Auckland, en el barrio de Mangere, será el escenario de todos los encuentros.

Los modestos no renuncian a nada
Papúa Nueva Guinea es, desde hace ya mucho tiempo, el principal adversario de la gran potencia del Pacífico, Nueva Zelanda. La semana pasada, ambos países se midieron en la eliminatoria de Oceanía para el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Londres 2012. El choque entre ambas de la última jornada, fijado para el viernes, podría acabar representando el papel de final.

Los otros dos participantes —las Islas Cook y Nueva Caledonia— se estrenan en el panorama continental en esta competición. Las neocaledonias cuentan con cierta experiencia, ya que dos integrantes de su plantel estuvieron el año pasado en el equipo que disputó los Juegos del Pacífico.

Las Kiwis quieren seguir en la misma línea
El país organizador presenta un historial notable en la competición femenina más joven de la FIFA, puesto que albergó la edición inaugural en 2008, con un gran éxito tanto dentro como fuera de la cancha. El apoyo del público ayudó a Nueva Zelanda a derrotar a Colombia y obtener así el primer triunfo de su historia en un torneo de la FIFA.

Ahora, cuatro años más tarde, el inglés Paul Temple vuelve a dirigir a las Kiwis, que han logrado a sus órdenes resultados impresionantes en el marco de los preparativos, con victorias sobre Australia y Argentina.

“Ya hemos conseguido algunos resultados muy positivos, estamos muy contentos con el desempeño de las jugadoras y del equipo en su conjunto, no solo de cara a estos clasificatorios, sino también a largo plazo”, ha declarado Temple, en cuya lista figuran dos futbolistas de 14 años y otras dos de 15. “Pero es muy importante que no nos durmamos en los laureles y sigamos esforzándonos para seguir en esta línea. Contamos con un grupo de jugadoras de calidad, procedentes de los Centros Nacionales de Talento que hay por todo el país, y también otras que están casi al mismo nivel, y que permiten que haya una sana competencia”.

Esta es la segunda edición del Campeonato Femenino Sub-17 de la OFC. La primera también se celebró en Nueva Zelanda, en 2010, y se saldó con la victoria de las organizadoras, seguidas de las Islas Salomón. Papúa Nueva Guinea fue tercera.