La sonrisa de Summer
© Getty Images

“Juega como sabes hacerlo, como siempre”. Ése fue el consejo que Caleb Clarke, delantero de los Vancouver Whitecaps, le dio a su hermana pequeña, Summer, en vísperas de que la joven canadiense afrontase su primera Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA. Y a la vista la actuación de la delantera en el partido ante Colombia (0-1), está claro que ha decidido hacerle caso.

Summer, criada en una familia de amantes del deporte, no solo marcó el gol de la victoria de Canadá, sino que con sus continuas internadas en el área contraria, sembró el pánico entre las cafeteras. Tras su exhibición, la número cuatro de las Canucks atiende a FIFA.com sonriente y relajada para hablar del partido, de sus aspiraciones en el torneo, y de sus ídolos futbolísticos. “Nichelle (Prince) puso un centro perfecto y solo tuve que tocar la pelota para marcar”, reconoce con humildad sobre el tanto, aunque es consciente de su importancia: “Ese gol significa un montón, porque realmente necesitábamos los tres puntos. Elevó el espíritu del equipo y nos va a dar más confianza”, afirma.

Y es que, tras esta victoria, las Canucks tienen 4 puntos en su haber y dependen de sí mismas para clasificar a cuartos de final. En la última jornada se medirán a Azerbaiyán, ya eliminada. “Siempre que juegas contra el anfitrión es difícil, porque sabes que vas a tener a montones de fans animando al otro equipo, pero creo que simplemente se trata de creer en nosotras mismas y en nuestras habilidades. Tenemos que mantener la posesión y conseguir anotar”, resume.

Con el paso a cuartos bastante encarrilado, la joven artillera deja volar la imaginación y nos confiesa que espera llegar, al menos, a las semifinales de Azerbaiyán 2012. “Obviamente, sería genial ganar el torneo, pero si no lo conseguimos, quedar entre los tres primeros sería una experiencia increíble”, dice con una sonrisa de oreja a oreja.

Grandes referentes
Como su hermano, Summer querría convertirse en jugadora profesional y, por qué no, dar el relevo a la gran Christine Sinclair, máxima figura del fútbol femenino canadiense. “Creo que es un modelo para cientos de chicas, ¿sabes? Si pudiese escoger una habilidad suya, me gustaría ser tan buena como ella en los remates de cabeza. Recuerdo los dos goles que anotó ante Estados Unidos en los Juegos Olímpicos”, comenta entusiasmada.

La delantera asegura no sentirse una líder pese a que sus goles, como los seis que anotó en el clasificatorio de CONCACAF, han contribuido decisivamente a la buena marcha del equipo. Y nos revela que disfruta no sólo jugando al fútbol, sino también viéndolo. Sobre todo si quien juega es el Barcelona. “Creo que todo el mundo disfruta viéndoles. Es increíble cómo manejan la pelota… ¿Y Messi?… definitivamente es el mejor del mundo. No soy una gran fan de Cristiano Ronaldo”, dice entre carcajadas, “Prefiero a Messi”.

Eso sí, ni siquiera el astro argentino puede competir en el corazón de esta hincha del Arsenal con su gran ídolo, porque a Summer se le ilumina el rostro cuando se le pregunta por su jugador preferido… aparte de su hermano, claro. “¡Robbie Van Persie! –exclama- Es tan bueno… No me gustó que cambiara de equipo y, claro, ¡no puedo animar al Manchester United! –dice entre risas-, pero cuando marca me sigo alegrando mucho. Lo está haciendo muy bien”.

Ante Azerbaiyán, veremos si la joven canadiense consigue marcar al estilo de su admirada Sinclair o si logra emular el olfato goleador del excapitán de los Gunners, aunque ella tiene claro que lo importante es el equipo: “Preferiría no marcar ningún gol y que ganáramos el torneo”, asegura sin perder la sonrisa.