Mbock Bathy, reina en Azerbaiyán
© Getty Images

Tras 22 días de competición y la coronación de Francia como reina de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Azerbaiyán 2012, es tiempo de repartir los galardones individuales a las jugadoras que más han brillado a lo largo del torneo.

Balón de Oro adidas: Griedge Mbock Bathy (FRA)
Balón de Plata adidas: Ri Hyang Sim (PRK)
Balón de Bronce adidas: Yui Hasegawa (JPN)

Por primera vez en una Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA una defensa se ha hecho con el premio a la mejor jugadora del torneo. Griedge Mbock Bathy fue sin duda una de las claves del triunfo galo. A lo largo de los 6 partidos disputados, demostró todas las cualidades que se le pueden pedir hoy a un defensor: fortaleza, capacidad rematadora y de pase, seguridad en los uno contra uno y destreza en el manejo del balón. Y todas esas habilidades se pusieron de manifiesto muy especialmente en la final, cuando sostuvo al equipo en los momentos más difíciles. Sin duda un seguro de vida para las Bleuettes.

Tras recibir el premio, Mbock Bathy se mostraba radiante y agradecida. "No sé si es merecido, pero sí sé que he luchado mucho para llegar hasta aquí. Me lesioné antes del inicio del torneo y no fue fácil recuperarme para intentar estar a mi mejor nivel. Sólo puedo decir que estoy muy agradecida por haberlo conseguido y aún más por ser la primera defensora que lo logra".

Ri Hyang Sim demostró una gran regularidad a lo largo del torneo y fue una pieza fundamental en el juego de la RDP de Corea, no sólo por sus goles, sino sobre todo por su capacidad para generar oportunidades para sus compañeras. Representa a la perfección el modelo de centrocampista que se necesita en el fútbol moderno. Alguien que es capaz de crear juego y hacer mejores a sus compañeras. A lo largo de Azerbaiyán 2012 disfrutamos con sus asistencias, tres en seis partidos, sus regates y sus milimétricos centros.

Las Pequeñas Nadeshiko tuvieron también un reconocimiento en los premios individuales en la figura de la joven Yui Hasegawa, cuyas cualidades reflejan a la perfección el estilo de juego de Japón. La centrocampista de 15 años destacó por su extraordinaria técnica y visión de juego, sin olvidar su capacidad goleadora. De hecho marcó uno de los mejores tantos de esta Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA en su partido ante México.

Bota de Oro adidas: Ri Un Sim (PRK)
Bota de Plata adidas: Chinwendu Ihezuo (NGA)

Bota de Bronce adidas: Halimatu Ayinde (NGA)

Ri Un Sim fue la artillera más prolífica del torneo y, sin duda, la principal responsable de que la RDP de Corea estuviese a un paso de revalidar el título conquistado en la edición de 2008. La delantera perforó la portería rival hasta en 8 ocasiones, igualando el récord goleador de la surcoreana Yeo Ming Ji en Trinidad y Tobago 2010, y sus goles fueron especialmente decisivos en los partidos de la fase de grupos ante Francia y Estados Unidos, y en el partido de cuartos ante Canadá. La número 10 de la RDP de Corea fue la pesadilla de las defensas rivales, y marcó en todos los encuentros del campeonato salvo en las semifinales ante Alemania.

Los 6 tantos de Chinwendu Ihezuo y los 4 de Halimatu Ayinde contribuyeron a hacer de Nigeria el tercer equipo más goleador del torneo. Si Ihezuo lideró la abultada victoria de las Flamencas ante la anfitriona Azerbaiyán con cinco dianas, no menos importantes fueron los tantos de su compañera en el ataque. Ambas demostraron potencia, velocidad, y un enorme olfato goleador.

Guante de Oro adidas: Romane Bruno
La arquera gala enseñó al mundo a lo largo de todo el torneo sus extraordinarias cualidades. Buena colocación, reflejos, rapidez y mucha personalidad, como la que demostró en los lanzamientos de penal de la final. Bruneau paró dos penas máximas y se atrevió a lanzar el quinto penal de su equipo, demostrando un coraje que también pudo apreciarse en otros encuentros en Azerbaiyán 2012. En la fase de grupos, por ejemplo, su actuación ante la RDP de Corea y Estados Unidos fue decisiva.

"Ella se merece este premio más que nadie", señalaba Mbock Bathy, pese a la humildad demostrada por Bruneau. "Cuando me dijeron que yo era el 'Guante de Oro' creí que era una broma. Es imposible. ¡Es mágico!, nunca creí que pudiera llegar a recibir un premio como este en toda mi vida. No tengo palabras para describir cómo me siento".

Premio Fair Play de la FIFA:
Japón, pese a su despedida en cuartos de final, ha recibido un merecido reconocimiento por su gran comportamiento a lo largo del torneo, demostrando en todo momento, tanto en la victoria como en la derrota buenas maneras con sus rivales.

La FIFA concede este galardón sobre la evaluación facilitada por los miembros del GET de la FIFA, que realizan un análisis detallado del comportamiento de las selecciones dentro y fuera del campo. El propósito es promover el espíritu deportivo, tanto entre jugadoras y cuerpos técnicos como entre los espectadores de los torneos de la FIFA.