Bakú resplandece
© Getty Images

“Organizar un Mundial femenino en este país es un símbolo para la región y para el mundo de que el fútbol está abierto a todas las culturas y a todas las civilizaciones”, había declarado el Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, en vísperas del comienzo de Azerbaiyán 2012. “Es un lugar donde Oriente y Occidente se encuentran”. ¿Y qué mejor símbolo de ello que una final del torneo entre Asia y Europa, entre la RDP de Corea y Francia?

Y, al final, Azerbaiyán ha servido de puente para el gran trofeo. Después de fijar su residencia en Asia durante cuatro años, será ahora propiedad de Francia, donde permanecerá al menos dos. Las Bleuettes se proclamaron campeonas del mundo sub-17 tras superar en la final a la RDP de Corea (1-1, 7-6 PEN), el 13 de octubre de 2012, en el estadio Tofig Bahramov de Bakú.

Ese mismo recinto había sido, tres semanas antes, el escenario del saque inicial de Azerbaiyán 2012. El país organizador estaba decidido a dar al mundo “la mejor Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA de la historia”, según las palabras del propio Elkhan Mammadov, Presidente del COL. Y no decepcionaría, ya desde el primer momento. La célebre cantante Jennifer López fue la estrella de la ceremonia inaugural, e interpretó su éxito On the Floor para animar a las 336 futbolistas a entrar en juego.

El viento de Asia
La primera jornada de la fase de grupos sirvió para postular inequívocamente la candidatura de Asia a un tercer título en otras tantas ediciones del certamen. A los triunfos de Japón sobre Brasil (5-0) y la RP China contra Uruguay (4-0) se añadía la goleada de la RDP de Corea ante Gambia, 11-0, la más abultada de la historia de las competiciones femeninas de la FIFA. Y la AFC acabó siendo la única confederación que se estrenó con un pleno de victorias.

Extremo Oriente siguió marcando la pauta en la segunda jornada, puesto que sus representantes fueron los únicos invictos. Sin embargo, llegarían los primeros percances. La RP China hizo tablas ante Alemania (1-1), mientras que la RDP de Corea era ya incapaz de imponerse a Francia (1-1). Al mismo tiempo, se produjeron las primeras despedidas. Tres debutantes, Azerbaiyán, Gambia y Uruguay, pagaban cara su inexperiencia.

En la jornada siguiente Japón, único equipo con seis puntos en dos partidos, continuó con su recital. Las Pequeñas Nadeshiko deleitaron a sus seguidores mediante un aluvión de goles contra México (9-0), y ampliaban su récord: 54 tantos en tres ediciones. Se batirían otras marcas: Sainey Sissohore se convirtió, con 13 años y nueve meses, en la anotadora más joven de la historia de un torneo de la FIFA. La muchacha salvó de paso el honor de las gambianas frente a una Francia exultante, que accedía por primera vez a la segunda ronda (10-2). La alegría de las francesas contrastó con las lágrimas estadounidenses. El conjunto de las barras y estrellas decía adiós al concluir la liguilla, algo que nunca le había ocurrido a su país en una prueba femenina de la FIFA.

De todos modos, al término de la primera fase, cinco confederaciones diferentes (CONCACAF, CONMEBOL, CAF, AFC y UEFA) estaban clasificadas para cuartos de final. En las ediciones anteriores, en las eliminatorias tan solo había habido tres. La OFC se mantuvo como la única que no ha entrado nunca en cuartos. Así pues, quedaron de manifiesto los progresos realizados por la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA en cuanto a armonía, calidad de juego… y espectadores (un promedio de 7.291 en la fase de grupos).

Campanada ghanesa
Los cuartos de final, además de ofrecer un espectáculo mayor si cabe, depararon una sorpresa mayúscula. Ghana venció a Japón, único equipo que había ganado todos sus compromisos en Azerbaiyán 2012 hasta entonces (1-0). Por lo tanto, solamente quedaba una selección asiática en semifinales, en lugar de las tres de Trinidad y Tobago 2010: la RDP de Corea. África y las ghanesas, por su parte, alcanzaron por primera vez en la historia del torneo esta fase, junto a las finalistas de la última Eurocopa, Francia y Alemania.

Después de doblegar a Gambia (10-2) y a Nigeria (0-0, 4-3 PEN), Francia derrotó a Ghana en semifinales, merced a un doblete de su delantera Kadidiatou Diani, de origen maliense. En el otro encuentro, la RDP de Corea se convertía en la bestia negra de la Mannschaft al interponerse nuevamente en su camino (2-1). Las germanas ya habían sucumbido a manos de las norcoreanas dos años antes, en cuartos de final (1-0).

En el choque por el tercer puesto las ghanesas, en inferioridad numérica durante más de una hora, tuvieron que emplearse a fondo, pero se llevaron la victoria ante una deslucida Alemania, y con ello pasaron a ser las primeras africanas en subir al podio de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA. La Francia de Griedge Mbock Bathy, Balón de Oro adidas, se convertía, al ganar a la RDP de Corea, en el primer equipo de su país campeón de un torneo femenino de la FIFA.

Azerbaiyán 2012 había llegado a su fin. Shakira y su Waka Waka pusieron el colofón a una cita fabulosa, posiblemente la mejor de la historia de la categoría.

Participantes
Alemania, Azerbaiyán, Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos de América, Francia, Gambia, Ghana, Japón, México, Nigeria, Nueva Zelanda, RDP de Corea, RP de China, Uruguay.

Estadios y sedes
Bakú (Dalga Arena, estadio Tofig Bahramov, estadio de Bayil, estadio 8 Km, estadio de Shafa) y Lankaran (estadio de la Ciudad de Lankaran)

Espectadores
257.766 (número total)
8.055 (media por partido)

Goles anotados
119 (3,72 de media)

Posiciones finales
1. Francia
2. RDP de Corea
3. Ghana
4. Alemania

Premio Fair Play: Japón

Premios:
Balón de Oro adidas: Griedge Mbock Bathy (FRA)
Balón de Plata adidas: Ri Hyang Sim (PRK)
Balón de Bronce adidas: Yui Hasegawa (JPN)

Bota de Oro adidas: Ri Un Sim (PKR) - 8 goles -
Bota de Plata adidas: Chinwendu Ihezuo (NGA) - 6 goles -
Bota de Bronce adidas: Halimatu Ayinde (NGA) - 4 goles -

Guante de oro adidas: Romane Bruneau (FRA)