Japón y Sugita pueden con todos
© Getty Images

La Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Costa Rica 2014 ya es historia. En el torneo se han disputado 32 encuentros, al término de los cuales Japón se ha encaramado a lo más alto del podio, seguido de España e Italia. Aun cuando el fútbol es un deporte de equipo y el éxito sólo es posible a través del esfuerzo común, en cada torneo aparecen jugadores y jugadoras cuyas actuaciones les permiten destacarse entre los demás.

Tras la final disputada en San José, llegó la hora de reconocer los méritos de estas futbolistas con galardones individuales.

Balón de Oro adidas: Hina Sugita (JPN) 
Balón de Plata adidas: Yui Hasegawa (JPN) 
Balón de Bronce adidas: Pilar Garrote (ESP) 

La compenetración del equipo japonés se ve reflejada en el hecho de que dos de las tres mejores jugadoras del torneo militan en sus filas. La centrocampista Hina Sugita ha sido el eje en torno al cual se ha estructurado el juego de su equipo. Ninguno de los equipos a los que se ha enfrentado supo neutralizarla, gracias a sus movimientos sobre el campo, excelente técnica y actitud infatigable. Sus medidísimos pases buscaban siempre el hueco de la defensa y la carrera de sus compañeras, y han sido fuente de frecuentes oportunidades de gol, lo que finalmente le ha valido obtener el Balón de Oro adidas.

La otra jugadora destacada en el equipo asiático ha sido Yui Hasegawa. Galardonada ya en Azerbaiyán 2012 con el Balón de Bronce, en esta ocasión se ha alzado con el de Plata gracias a su depurada técnica, que la ha convertido en una auténtica pesadilla para las defensas contrarias.

Para España, la alegría por el segundo puesto en el torneo tiene su complemento en el reconocimiento individual a la actuación de Pilar Garrote. Su importancia para el juego de las Rojitas quedó patente en semifinales, cuando no pudo saltar al terreno de juego por sanción: en aquel partido, el centro del campo español careció de orden y tuvo considerables problemas en la construcción del juego. Su buena actuación en la final permitió a las suyas mantener durante mucho tiempo sus opciones en el partido. Sus méritos se ven ahora recompensados con el Balón de Bronce adidas.

Bota de Oro adidas: Gabriela Garcia y Deyna Castellanos (ambas VEN)  
Bota de Bronce adidas: Hina Sugita (JPN) 

Pese a no ocupar finalmente ninguno de los puestos del podio, Venezuela vuelve a casa con dos trofeos. Tanto Deyna Castellanos como Gabriela García anotaron en Costa Rica seis goles en otros tantos partidos. Ambas empatan también en asistencias de gol (tres cada una) y minutos de juego (540), por lo que comparten en esta ocasión la Bota de Oro adidas a la mejor goleadora del torneo, una circunstancia sin precedentes en una Copa Mundial Femenina Sub-17.

Hina Sugita, por su parte, redondeó su excepcional participación en el torneo con la Bota de Bronce adidas (cinco goles), buen complemento para el Balón de Oro adidas del que también se ha hecho acreedora.

Guante de Oro adidas: Mamiko Matsumoto (JPN) 
En todo el torneo, la portera japonesa sólo ha concedido un gol. Por supuesto, el excelente trabajo de su defensa le ha facilitado las cosas, pero siempre que se vio puesta a prueba, respondió con aplomo. En la final, sobre todo, Matsumoto estuvo especialmente concentrada, y con sus intervenciones supo conservar la mínima ventaja de que dispuso su equipo en el marcador durante buena parte del encuentro. El conjunto de sus actuaciones le ha valido recibir el premio adidas con el que se honra a la mejor arquera del campeonato.

Premio Fair Play de la FIFA: Japón
El galardón ha recaído con todo merecimiento sobre Japón, por el magnífico comportamiento de sus jugadoras a lo largo del torneo. Las futbolistas japonesas han mostrado en todo momento un comportamiento ejemplar, tanto con sus adversarias como con los equipos arbitrales: buena prueba de ello es que en los seis partidos del torneo únicamente han visto tres tarjetas amarillas y ninguna roja.

 
La FIFA concede este galardón basándose en la evaluación facilitada por los miembros del GET de la FIFA, que realizan un análisis detallado del comportamiento de las selecciones dentro y fuera del campo. El propósito es promover el espíritu deportivo, tanto entre jugadoras y cuerpos técnicos como entre los espectadores de los torneos de la FIFA.