La revolución asiática
© Getty Images

La Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Trinidad y Tobago 2010 quedó inevitablemente marcada por el éxito asiático. Un pleno histórico. Los tres representantes del Extremo Oriente se plantaron en semifinales, gracias a un fútbol ordenado y maduro, reforzado por el talento y la creatividad de un grupo de jovencitas llamadas a ser los pilares de un futuro muy prometedor. El torneo nos dejó además un aluvión de goles, 125, una cifra impresionante que pone de manifiesto el gusto por el fútbol de ataque de las jóvenes generaciones. Quedó patente además la consolidación del fútbol femenino europeo y en la nota de las asignaturas pendientes se situaría el decepcionante rendimiento de las selecciones americanas.

La República de Corea se ciñó el oro en una apasionante final ante Japón, que luego de seis goles en el tiempo reglamentario, sólo de definió desde el punto de penal. Sobre la cancha se vio el duelo cara a cara entre las dos estrellas del torneo, la coreana Yeo Min Ji, que se llevaría el Balón y la Bota de Oro adidas, y la japonesa Kumi Yokoyama, Bota de Bronce y Balón de Plata de adidas. Ambas, con sus goles, pero sobre todo, con su habilidad en la creación y talento en la definición, impulsaron a sus equipos a lo más alto del podio.

“Los equipos asiáticos han demostrado que son muy fuertes y que compiten muy bien. Tiene un plan desde las bases muy estructurado y potente, y eso tiene sus frutos”, explicaba Sylvie Beliveau, miembro del Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA. De esa sólida estructura de desarrollo en casa, sale un fútbol vistoso, de combinación, de buen trato al balón con jugadoras habilidosas técnicamente y maduras tácticamente.

La campeona de Nueva Zelanda 2008, la RDP de Corea, fue destronada. El dinamismo japonés, que jugó siempre con tres jugadoras en punta, desmontó el férreo 4-4-2 norcoreano que sólo en las semifinales perdió su verticalidad y efectividad. Incluso fue superada en el último cajón del podio por una extraordinaria debutante, la selección española. Las Rojitas trataron de mimar el balón, jugaron con estilo y contaron bajo palos con la mejor portera de la competición, Dolores Gallardo.

Fue la mejor actuación de las selecciones europeas. La República de Irlanda cayó con honores en cuartos al igual que Alemania que tras una fase grupos impresionante en la que anotó 22 goles y sólo encajó 1, se tuvo que ir a casa también en cuartos, tras caer por la mínima ante las norcoreanas. Fue una de las sorpresas de la competición ya que tras su rabioso debut, las germanas parecían imparables en su camino a la final.

Las representantes africanas dejaron una de cal y otra de arena. La debutante Sudáfrica se marchó a casa tras una decepcionante fase de grupos en la que se adjudicó el dudoso honor de ser el equipo más goleado de la corta historia de la competición (17 goles encajados). Ghana tampoco superó el disputado Grupo D pero evidenció una mejora en el rendimiento y la calidad de su juego, al igual que Nigeria que lideró su zona con pleno de victorias e hizo sudar a las surcoreanas en cuartos, gracias a las incombustibles Francisca Ordega, Loveth Ayila y Ngozi Okobi.

El continente americano y Oceanía necesitan mejorar
De los siete equipos de estas dos regiones, sólo Brasil superó la primera fase y sin brillar de la misma manera que lo había hecho en el clasificatorio sudamericano. Glaucia tuvo dificultades para encontrar puerta y las genialidades de Thais no fueron suficientes para derrotar a España en cuartos.

Mención aparte merece la actuación de las anfitrionas. Trinidad y Tobago, luego de una intensiva preparación plenamente centrada en su torneo, llevo a cabo una actuación más que digna para un país sin tradición estable de fútbol femenino. Es más, su histórico debut con victoria ante Chile motivó aún más a una afición local que desde el principio se volcó con sus Princesas Soca a las que acompañó incondicionalmente con el sonido de las steel pan y los tambores que llenaron los estadios de ritmo caribeño.

Selecciones participantes
Alemania, Brasil, Canadá, Chile, España, Ghana, Japón, México, Nigeria, Nueva Zelanda, República de Corea, República de Irlanda, RDP de Corea, Sudáfrica, Trinidad y Tobago, y Venezuela.

Sedes
Scarborough, Puerto España, Arima, Couva y Marabella.

Clasificación Final
1. República de Corea
2. Japón
3. España
4. RDP de Corea

Jugadoras destacadas
Yeo Min Ji (KOR), Kumi Yokoyama (JPN), Dolores Gallardo (ESP), Kim Kum Jong (PRK), Amanda Sampedro (ESP), Lena Petermann (GER), Hikaru Naomoto (JPN), Ngozi Okobi (NGA), Thais (BRA), Haruna Kawashima (JPN), Kim Areum (KOR).

Premio FIFA Fair Play
Alemania

Goles anotados
125 (3.90 de media)

Máximas goleadoras
1. Yeo Min Ji (KOR ), 8 goles
2. Kyra Malinowski (GER), 7 goles
3. Kumi Yokoyama (JPN), 6 goles

Espectadores
146.156 (número total)
4.567 (media por partido)