Alemania hace feliz a su público
© Getty Images

Un enorme entusiasmo, nuevos récords de espectadores, muchas sorpresas y un admirable progreso de las selecciones de África y Sudamérica son los principales factores por los que será recordada la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA 2010 en Alemania. En el estupendo ambiente de este espectáculo veraniego ha dejado su sello sobre todo la selección anfitriona, que ha festejado su segunda conquista del título —tras ceñirse la corona en 2004— con seis victorias seguidas. De esa manera ha podido estimular aún más si cabe la euforia previa de cara a la Copa Mundial Femenina de la FIFA que en 2011 se celebrará en su país.

Nada menos que 395.295 espectadores asistieron a los estadios de Augsburgo, Bielefeld, Bochum y Dresde para ver los 32 partidos del certamen, lo que constituye una nueva plusmarca en la historia de esta competición. La patria del vigente campeón mundial del fútbol de mujeres volvió a demostrar una vez más que el lado femenino del deporte más bello del globo goza en Alemania de una popularidad sin límites. La impecable organización del evento así como la pasión que se ha desatado entre los seguidores de las mejores futbolistas sub-20 del planeta permite entrever el ambiente que cabe esperar dentro de un año cuando la élite se congregue en el mismo país para dirimir el campeón del fútbol femenino absoluto.

La final de Bielefeld atrajo a 24.633 personas al coliseo. Cuando las jóvenes alemanas entraban en acción de camino al título, las gradas casi siempre se llenaban. Pero lo más asombroso fue constatar que los duelos entre equipos procedentes de los demás rincones del planeta también captaban el interés general. El encuentro de cuartos de final entre la República de Corea y México, por ejemplo, tuvo lugar ante un impresionante aforo de 21.146 espectadores en Dresde. Así las cosas, cuatro años después de la cita mundialista masculina en el mismo territorio, la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA ha reeditado la famosa fiesta de verano alemana y ha hecho del torneo un espectáculo internacional completamente en la onda del lema de 2006: "Un mundo entre amigos".

Tres sorpresas de tres continentes
En Rusia 2006, el entonces equipo revelación de la RDP de Corea eclipsó a todos los demás en su escalada hasta la cima. Dos años después, en Chile, fueron las chicas estadounidenses quienes arramblaron con todo. Esta vez, el cuadro local a las órdenes de la meticulosa seleccionadora Maren Meinert ha sido el que ha brillado por encima de la competencia. Después de una señorial fase de grupos en la que no cedió ningún punto, Alemania frenó el avance de las norcoreanas por 2-0 en el encuentro de cuartos, para a continuación batir por 5-1 al combinado surcoreano en semifinales. En la final, librada a un gran nivel tanto físico como táctico y técnico, venció por 2-0 a Nigeria y levantó merecidamente el trofeo al cielo de Bielefeld.

No extrañó a nadie que fuera la delantera Alexandra Popp quien adelantara a las suyas en el marcador con su primera brecha. La artillera de 19 años se ha revelado como la protagonista estelar ante su público durante las tres semanas que ha durado la prueba. No sólo porque con sus diez goles acabó adjudicándos la Bota de Oro adidas, sino porque además sus buenas actuaciones le han valido el Balón de Oro a la mejor jugadora de Alemania 2010. "Nuestro mayor sueño se ha cumplido", señaló Popp en el epílogo de la final ante los micrófonos de FIFA.com.

Pero el torneo giró también en torno a las nuevas potencias del fútbol femenino procedentes de África y Sudamérica, en tanto Asia agregó una quinta nación a su lista de gigantes continentales, en la que ya figuraban la RDP de Corea, Japón, Australia y China, que esta vez no pudo clasificarse para la fase final. Tres selecciones, Nigeria, Colombia y República de Corea, lograron acceder por primera vez a semifinales. Las meteóricas Cafeteras tuvieron aún más mérito, pues alcanzaron ese hito en su primera comparecencia mundialista. Lo más llamativo fue que los tres advenedizos causaron sensación exhibiendo su propio estilo y haciendo gala de extraordinarias individualidades así como de una buena dosis de disciplina táctica y preciso fútbol combinatorio. Es una prueba fehaciente de que el fútbol femenino está perfeccionándose en todas las latitudes.

Triunfo de la excelencia técnica
Una de las mayores sorpresas del campeonato fue la eliminación del defensor del título, Estados Unidos, en la tanda de penales de los cuartos contra Nigeria. Sin embargo, el papel del equipo de la seleccionadora Jill Ellis en Alemania no fue ni mucho menos decepcionante. La delantera Sydney Leroux, que hace dos años en Chile se alzó con el Balón y la Bota de Oro adidas, volvió a inscribir cinco goles. Y la guardameta Bianca Henninger fue honrada con el Guante de Oro. Ahora bien, la selección de las Barras y Estrellas se llevó la peor parte en su enfrentamiento con las briosas nigerianas, que sin duda pudieron desplegar a lo largo de toda la competición su abundante potencial y una buena medida de orden en su juego, amén de contar con una delantera fuera de serie en sus filas: Ebere Orji.

Mientras equipos como Inglaterra, Francia, Japón y Brasil, que habían volado a Alemania con grandes ambiciones, tuvieron que emprender el camino de regreso a casa en la fase de grupos, la palestra intercontinental sirvió para lucimiento no sólo de Popp y Orji, sino también de otras artistas del balón: la surcoreana Ji So Yun y la colombiana Lady Andrade concitaron las simpatías del público por su fabulosa técnica y elegancia.

Once meses antes del pistoletazo de salida de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011 en su propio país, un fútbol de insólita belleza y un ambiente espléndido han logrado despertar el apetito de más balompié tejido por mujeres.

Selecciones participantes
Brasil, Costa Rica, Alemania, Inglaterra, Francia, Ghana, Japón, Colombia, RDP de Corea, República de Corea, México, Nueva Zelanda, Nigeria, Suecia, Suiza, Estados Unidos.

Sedes
Augsburgo, Bielefeld, Bochum, Dresde

Clasificación final
1. Alemania
2. Nigeria
3. República de Corea
4. Colombia

Jugadoras destacadas
Lady Andrade (Colombia), Antonia Goransson (Suecia), Bianca Henninger (Estados Unidos), Kim Kulig (Alemania), Sydney Leroux (Estados Unidos), Dzsenifer Marozsan (Alemania), Ebere Orji (Nigeria), Alexandra Popp (Alemania), Ji So Yun (República de Corea)

Premio Fairplay de la FIFA
República de Corea

Goles marcados
99

Máximas goleadoras
10 goles: Alexandra Popp (Alemania)
8 goles: Ji So Yun (República de Corea)
5 goles: Sydney Leroux (Estados Unidos)

Espectadores
395.295 (número total)
12.353 (media por partido)