Las Kiwis siguen deslumbrando

El progreso continuo del fútbol femenino en Nueva Zelanda ha quedado patente en la contundente clasificación de la nación para la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Japón 2012. El joven combinado superó con autoridad a sus tres adversarios y, además de asegurar su presencia en la cita mundial por cuarta vez consecutiva, estableció un nuevo récord goleador.

El torneo, de cinco días de duración, se disputó en Auckland, y en él participaron cuatro selecciones: la anfitriona, Nueva Caledonia, Papúa Nueva Guinea y Samoa. Sin embargo, nadie pudo hacer sombra a Nueva Zelanda, que sumó la friolera de 28 dianas en tres partidos, gracias, en buena parte, a su insólito triunfo por 12-0 contra Samoa, la victoria más abultada de la historia de la competición. La semana resultó muy fructífera para las anfitrionas, dado que las sub-17 también lograron el pase para Azerbaiyán 2012 en un certamen clasificatorio celebrado simultáneamente en la misma ciudad.

El difícil reto de las naciones insulares
Papúa Nueva Guinea, considerada desde hace tiempo la principal amenaza a la hegemonía continental de Nueva Zelanda, vio sus aspiraciones hechas añicos en 90 minutos. El conjunto insular, que sólo cuenta en sus filas con una integrante de la selección absoluta, Sandra Birum, cayó estrepitosamente ante el combinado anfitrión (6-0). A favor de las papúes cabe destacar que remontaron hasta empatar contra Samoa, derrotaron a Nueva Caledonia por 4-2 y terminaron segundas.

Nueva Caledonia, que alineó a cinco subcampeonas de los Juegos del Pacífico 2011, organizados por su propio país, sorprendió a Samoa en la primera jornada. Esos tres puntos fueron suficientes para garantizarle la tercera plaza. La delantera de las Cagous Marie Heutro marcó un total de cinco goles y terminó segunda en la tabla de máximas anotadoras, por detrás de Rosie White, la prolífica capitana de Nueva Zelanda (8). Fue el segundo galardón de estas características para White, que también lo conquistó hace dos años. Su compañera Kate Loye recibió el codiciado Balón de Oro a la mejor jugadora del certamen.

Las Kiwis apuntan alto
Ahora, la prometedora Nueva Zelanda aspirará a superarse en una competición que en el pasado se le ha dado relativamente bien. En Alemania 2010 plantó cara, aunque quedó apeada en la fase de grupos. Dos años antes, en Chile 2008, estuvo a punto de convertirse en la primera selección neozelandesa en alcanzar la ronda eliminatoria de un torneo de la FIFA, pero Inglaterra igualó la contienda en el tiempo de descuento y lamentablemente el sueño se esfumó.

Sorprendentemente, White es una veterana de ambas campañas y ahora está dispuesta a liderar a las Kiwis en su tercera cita mundial. La capitana también es una habitual del combinado absoluto y una de las tres jugadoras, junto a Nadia Peal y Katie Rood, afincadas en el extranjero. Varias integrantes del equipo han recibido este año becas universitarias para estudiar en Estados Unidos.

“Estamos muy emocionadas y ansiosas por ir a la Copa Mundial”, afirmó White. “Creo que lo haremos bien en Japón. Aún tenemos margen de mejora, pero el nuestro es un equipo muy fuerte.”

El técnico Aaron McFarland, que debutará en tierras niponas en una Copa Mundial de la FIFA, se mostró algo más cauto sobre la difícil tarea que les espera durante los meses de agosto y septiembre. “[La competición preliminar] es otro paso más hacia uno de nuestros objetivos”, explicó. “Hemos intentado mantener un buen nivel a lo largo de toda la semana y centrarnos en cómo queremos jugar. Cuando haya pasado un tiempo, repasaremos este certamen y veremos qué aspectos podemos mejorar”.