Caio Couto: "Queremos hacer algo diferente"
© LOC

Dos cuartos puestos entre 2002 y 2004, una medalla de bronce en 2006 y la irrupción internacional de la gran Marta fueron el balance de las primeras tres ediciones de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA para Brasil, que presentaba por entonces una progresión alentadora. Sin embargo, la tendencia ascendente no continuó en las dos siguientes citas, Chile 2008 y Alemania 2010, donde la selección canarinha no solo no logró ningún título, sino que ni siquiera consiguió meterse en una final.

En un país tan acostumbrado a ganar, esta situación podría significar presión para el grupo que se prepara para disputar entre agosto y septiembre la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Japón 2012. Podría haber sido así, pero Caio Couto espera convertir la falta de títulos en algo positivo. Según la manera de ver las cosas del seleccionador brasileño, el hecho de que nunca se haya conseguido un gran logro en el pasado da a la nueva generación un buen margen para brillar.

“No vamos a Japón con la obligación de llegar a la final. No tenemos ese tipo de presión, sino más bien al contrario. Para nosotros, eso supone una motivación adicional”, asegura el técnico a FIFA.com. “Contamos con un bloque de calidad, con jugadoras que tienen claro que quieren hacer algo diferente, algo que Brasil nunca ha conseguido. Ellas saben que podemos dejar de ser un equipo más y convertirnos en un grupo ganador”.

La posibilidad de conseguir ese “algo diferente” ya sería por sí sola un acicate para la selección brasileña, pero, en el momento de la entrevista, Caio Couto todavía trabajaba en un vídeo de motivación para mostrar a las jugadoras antes de la competición. Un elemento más para ayudarle a tener “al equipo a punto”, como declara el propio técnico.

“Igual que analizar y reunir información acerca de los rivales y que trabajar el aspecto táctico y físico, es importante realizar esta labor en el tema psicológico”, explica el entrenador, que dirige a la Seleção Sub-20 desde el mes de diciembre. “Hemos ido conociéndonos poco a poco y me alegro de ver que el ambiente en el equipo es excelente, que no hay vanidades y que todas las chicas quieren hacer historia juntas”.

Al ataque con cabeza
Además, el técnico contará en Japón con un bloque que atesora una gran experiencia a pesar de su juventud. “Creo que el 95% de nuestras jugadoras ya han disputado citas mundialistas Sub-17 o Sub-20, un Panamericano o incluso un Mundial absoluto, como es el caso de Thaís y de Bia”, recuerda. “Son chicas que llegaron rápido a la selección. Creo que en materia de experiencia vamos bien servidos”.

En lo que concierne al aspecto táctico, Caio Couto prefiere no abrir el juego totalmente, pero no oculta su preferencia por una línea con tres atacantes como la que le llevó a conquistar el quinto título de Brasil en el Campeonato Sudamericano de la categoría. En el certamen continental que se disputó los pasados meses de enero y febrero, Brasil acabó invicto, con siete victorias y 28 goles a favor y actuaciones destacadas de jugadoras como Ketlen, Gláucia, Bia y, ¡cómo no!, Thaisinha.

La confianza en las jugadoras de ataque es tan grande que Caio Couto espera hacer de la defensa un elemento diferenciador. “Tenemos futbolistas de gran calidad técnica del medio campo para arriba, y por eso damos prioridad al ataque, aunque, curiosamente, lo que más hemos entrenado hasta ahora es el sistema defensivo”, explica. “Queremos que las atacantes tengan movilidad sin balón, para abrir más líneas de pase. Son ellas las que tienen que dar sentido a nuestra idea de juego. Somos un equipo que se desenvuelve bien sin la posesión, que se esfuerza y sale con calidad al ataque”.

Con los pies en el suelo
Motivación, poca presión, mucha confianza y buen ambiente. Parece que el equipo cumple todos los requisitos para hacer un buen papel, pero el cuerpo técnico sabe que, a la hora de la verdad, el desafío será mucho mayor. Además del complicado grupo que le ha correspondido, en el que se enfrentará a Nigeria, Italia y República de Corea, el combinado brasileño podría encontrarse con rivales de la categoría de Alemania, Estados Unidos y Japón en un camino de “auténticas finales” hacia el título mundialista, que se decidirá definitivamente el 8 de septiembre.

“Nos ha tocado un grupo complicado, con la subcampeona mundial (Nigeria), el combinado surcoreano, campeón del mundo sub-17, e Italia, que, al igual que Brasil, es una selección con mucha historia”, asegura Caio Couto. “En cualquier caso, afrontamos la competición sin presión, con ilusión y con objetivos claros. Cada partido será para nosotros como una final, empezando por el estreno contra Italia”.