Inspiración olímpica para las jóvenes canadienses
© AFP

Canadá regresa a una cita de rango mundial este mismo mes con la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA, y espera emular la épica actuación reciente de su selección absoluta. Esta semana, las Canucks se subieron a su primer podio en un Torneo Olímpico de Fútbol femenino (logrando para Canadá la primera medalla olímpica en un deporte de equipo desde 1936) sólo 12 meses después de la decepción que supuso ser la primera selección eliminada de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011™.

Igualmente, el joven combinado que entrena Andrew Olivieri viajará a Japón con la intención de reponerse del golpe que supuso no lograr clasificarse para la pasada Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA de hace dos años, que también, casualmente, se celebró en Alemania. El varapalo de quedarse fuera de Alemania 2010 confirmó el hundimiento con respecto al techo alcanzado en 2002, cuando Canadá organizó la primera Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA. Entonces, la selección local liderada por Christine Sinclair alcanzó la final, donde cayó por la mínima ante el gran rival norteamericano, Estados Unidos.

Tal vez sea esa sensación de afinidad con esta competición lo que ha hecho que Olivieri se marque unas miras altas. Canadá, encuadrada junto a la RDP de Corea, Noruega y Argentina, se encontrará con tres estilos futbolísticos muy diferentes en el Grupo C. En caso de superar la primera fase, se las podría ver en cuartos con Estados Unidos o Alemania, ambas bicampeonas del certamen.

“En cierto modo, la verdad es que el sorteo fue un poquito decepcionante por no emplazarnos con alguna de las mejores selecciones del mundo; simplemente para que las componentes de nuestro equipo puedan familiarizarse con las experiencias que, esperemos, les hagan dar el salto algún día a la selección absoluta”, declaró Olivieri a FIFA.com. “Dicho esto, no es en absoluto un grupo sencillo, y respetaremos plenamente a cada una de nuestras rivales”.

Con Canadá 2015 en el horizonte
“Nuestra filosofía es ir madurando durante todo el campeonato y mejorando con cada partido. Superar la liguilla de grupos es nuestro objetivo inicial. Después, contra la selección que nos tocase, que probablemente será Alemania o Estados Unidos, o, quién sabe, tal vez China… tendríamos muchas ganas de ponernos a prueba contra una de esas selecciones y, con un poco de suerte, seguir adelante”, explicó.  

Un choque de cuartos de final contra Estados Unidos les brindaría la oportunidad de tomarse la revancha de la final del torneo de clasificación, cuando las Barras y Estrellas se impusieron a última hora y privaron a Canadá de la que habría sido su tercera corona continental. 

Las próximas semanas en tierras niponas serán quizá más importantes para Canadá que para el resto de los 16 países en liza, dado que las norteamericanas organizarán la siguiente edición dentro de dos años, antes de dar la bienvenida al mundo en la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2015.

Ante la pregunta de si el objetivo primordial era conseguir un buen resultado o bien desarrollar jugadoras para la cita absoluta de Canadá 2015, Olivieri señaló que ambas metas están íntimamente relacionadas. “Tenemos muy presente la importancia de formar jugadoras, pero de ninguna manera tiene una importancia secundaria el lograr victorias”, resaltó. “Ganar forma parte del proceso de aprendizaje, y con las victorias se adquiere la experiencia para competir en categoría absoluta”.

Así pues, ¿la joven promoción canadiense del 2012 se motivará con los éxitos de Sinclair y compañía durante la pasada quincena? “Desde luego”, afirmó con rotundidad Olivieri, quien hará su debut como técnico en la escena mundial. “Estas chicas se inspirarán con lo que ha ocurrido en los Juegos Olímpicos en las últimas semanas. Han visto lo que es capaz de conseguir Canadá y, con un poco de suerte, eso ayudará al equipo a dar un salto de calidad en Japón”.