Alumnos inspiran a México

El objetivo del fútbol siempre ha sido unir a la gente, y la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Japón 2012 no es ninguna excepción. En los días previos al torneo, la delegación mexicana se ha concentrado en Miyagi, donde ha querido invitar a un grupo de estudiantes japonesas a asistir a una de las sesiones de entrenamiento del equipo, un gesto de buena voluntad hacia el país organizador, y que podría servir también para inspirar a la siguiente generación de futbolistas.

Después de ofrecer a las atentas alumnas su primera lección sobre el fútbol mexicano, las jugadoras entregaron banderas nacionales a sus invitadas, y luego se sacaron fotografías con ellas. Ryosi Takahashi explicó a FIFA.com la emoción que sintieron.

“Me alegro mucho de estar aquí hoy”, dijo el muchacho, de 12 años. “La selección masculina mexicana acaba de ganar el oro olímpico, y creo que las mujeres también pueden hacer un buen papel. He venido aquí para hablar con las jugadoras y saber cómo se entrenan. A mí me gustaría llegar a ser una futbolista famosa, como Yuto Nagatomo, el jugador del Inter de Milán”.

Pensando en el debut
Japón 2012 supone la quinta participación de México en el certamen juvenil, y su seleccionador, Leonardo Cuéllar, considera que el encuentro con las colegialas de Miyagi será de utilidad durante los próximos días. “Tener a las chicas aquí hoy ha sido una experiencia muy bonita, nos ha alegrado mucho”, señaló Cuéllar. “Me encanta todo lo relacionado con Japón: la comida, la cultura, ¡todo! Estoy convencido de que va a ser un torneo increíble no solo para nosotros, sino para todo el mundo”.

“Nuestro primer partido es ante el país organizador”, continuó el técnico, de 58 años, ex internacional mexicano. “Ya sabemos de que no va a ser fácil, pero lo más importante será no dejar de creer nunca en nuestras posibilidades. Aunque ya demostramos nuestra valía en el último Mundial, a nuestros seguidores no les gustaría que bajásemos el nivel en Japón”.

Las discípulas de Cuéllar se han sometido a intensos entrenamientos para afrontar su primer compromiso con garantías, y el entrenador aguarda mucho de ellas. “Llevo dos meses al frente del equipo, y desde el primer día mi prioridad ha sido preparar a las chicas para competir aquí. Las conozco bien a todas, y tengo la máxima confianza en ellas. Además, estudio detenidamente a todos nuestros rivales, sus tácticas y demás, y luego pienso en la mejor manera de contrarrestarlas”.

Y, lo que es más importante, Cuéllar ha inculcado a su plantel la mentalidad adecuada: “Trabajamos unidos, como equipo. No somos egoístas, tenemos seriedad, porque estamos deseando afrontar este reto y resueltos a ganar más títulos. No tengo la menor duda, extraeremos de este torneo lecciones importantes y muy provechosas de cara al futuro”.

Superar su estigma
La historia indica que El Tri necesitará esta nueva confianza. Se mide en el Grupo A con Japón, Nueva Zelanda y Suiza, unos adversarios temibles y en gran forma. Las norteamericanas son conscientes de que en sus cuatro intentos anteriores nunca han conseguido superar los cuartos de final.

Quizás su mayor ventaja en esta ocasión sea la experiencia. Cuéllar ha podido recurrir a varias futbolistas curtidas en otras pruebas internacionales. Tanya Samarzich, por ejemplo, representó a México en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2010. En una situación similar se encuentran Sofía Huerta, también delantera, la centrocampista Natalia Gómez Junco y la guardameta Cecilia Santiago.

Pero, para el técnico, es innegable que las nuevas jugadoras desempeñarán igualmente un papel fundamental: “Las jugadoras experimentadas tienen que apoyar a sus compañeras, claro está, pero tengo fe en todas y cada una de ellas. A veces, en los grandes torneos, las veteranas se ven sometidas a una presión enorme para rendir a un nivel alto, y no logran hacerle frente. Y son algunas de quienes casi no se hablaba las que asombran con su valentía, confianza y entrega. Es difícil hacer pronósticos, y de todas formas en este equipo tampoco hay estrellas. Jugamos como un bloque, y jugamos para ganar”.

La voz de la experiencia
Y, en lo que respecta a la experiencia, esta será la segunda Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA de Natalia Gómez Junco, quien empezó a jugar a los cuatro años y tiene muchas ganas de que empiece la competición: “Me hace mucha ilusión estar aquí”, confesó la muchacha, de 19 años y llena de vida. “Estoy deseando que empiece el torneo. Antes de subir al avión fuimos a un restaurante japonés para habituarnos a la comida, fue fantástico”, dijo sonriendo. “¡Pero no vi el verdadero sushi hasta llegar aquí!”.

La pequeña centrocampista, que aspira a estudiar ingeniería en Estados Unidos, espera un torneo enormemente competitivo: “Vamos a jugar todos los partidos como si fuesen la final. Nuestra primera meta es superar la fase de grupos, algo que también querrán hacer los demás equipos. Todos son muy buenos, por eso queremos jugar contra ellos. Nos hemos entrenado bien, estamos preparadas para este reto, ojalá podamos llegar lejos en Japón 2012”.

La portera Cecilia Santiago coincide con su compañera: “Después de la sesión de entrenamiento de hoy con las colegialas todas nos sentimos muy felices. Las chicas fueron encantadoras. Es una sensación asombrosa que vengan a vernos jugar y nos pidan autógrafos. Nos hemos sentido muy orgullosas”.

“Vamos a entregarnos a fondo, ¡eso seguro!”, concluyó. “¡Estamos decididas a hacerlo bien en este torneo!”.