Argentina, la reina de las seis coronas
© Foto-net

Los argentinos clausuraron con broche de oro su participación en Canadá 2007 contra el mismo equipo con el que la habían inaugurado: la República Checa. La gran final en Toronto, lejos de aquel desangelado empate a 0-0 en Ottawa, se convirtió en un recital de esa entrega y arrojo colectivo, magia y brillantez individual que sólo los campeones poseen. La albiceleste remontó la fabulosa diana de Martin Fenin, batió la meta rival en dos ocasiones durante la segunda parte y se impuso por 2-1. Mauro Zarate anotó el gol de la victoria en los últimos minutos del encuentro, pero fue Sergio Agüero el que metió a los sudamericanos de nuevo en el partido con un gol para quitarse el sombrero segundos después del único tanto checo.

Agüero es ya oficialmente un fuera de serie. Como su compañero y buen amigo Lionel Messi en Holanda 2005, el delantero del Atlético de Madrid ha arrasado en la entrega oficial de premios: se ha adjudicado el Balón de Oro adidas al mejor jugador del certamen y la Bota de Oro adidas al máximo goleador (6). Con este triunfo, el bajito, genial y completísimo ariete se ha convertido en el segundo jugador de la historia que ha disputado y conquistado dos fases finales de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA.

Aparte de una espectacular visión de juego y una resistencia fabulosa, Agüero posee ese irresistible y rarísimo genio individual capaz de dar la vuelta a cualquier partido. Sus dos goles contra Polonia en octavos de final pusieron el encuentro en bandeja de plata para la selección argentina, que había ido perdiendo por 0-1. Su lanzamiento de falta contra la RDP de Corea y su heroica gesta de la gran final contra los checos vivirán para siempre en el recuerdo.

El alarde de clase y poderío que ha ofrecido Argentina en 2007 no pasará a la historia como la hazaña de un solo hombre. Que nadie se deje engañar por sus 160 cm de estatura: Maximiliano Moralez es un gigante. El arquero Sergio Romero, el central Federico Fazio y el sobresaliente medio centro Ever Banega derrocharon genialidad por los cuatros costados durante la ascensión de la albiceleste a la gloria en Canadá 2007.

Los checos dan la campanada
La República Checa se clasificó para la fase final tras una trayectoria problemática por el Campeonato Europeo de la categoría, que, pese a todo, la llevó a las semifinales. Por ésta y otras razones, no aparecía en ninguna lista de aspirantes al podio. El equipo europeo, carente del relumbrón que emanan las grandes estrellas, pero con una mezcla de acertadas tácticas, solidez y velocidad en el contraataque, causó sensación mientras se abría camino hasta la gran final. Ya en su primer partido, el del empate con Argentina, se granjeó el reconocimiento de propios y extraños; a continuación, se metió en octavos de final, donde apeó del torneo a Japón y a España (a la sazón gran favorita), las dos veces en tanda de penales.

En semifinales no tuvo que recurrir a los lanzamientos desde el punto penal para derrotar a Austria, la otra gran sorpresa de la competición, a la que se impuso por 2-0. La final contra la apabullante favorita, la todopoderosa Argentina, fue demasiado para los checos. Sin embargo, no será fácil olvidar el fabuloso juego de Martin Fenin, Marek Strestik, Tomas Pekhart y Radek Petr, adalides del triunfal futuro que se vislumbra en el horizonte futbolístico del país.

Nigeria, abanderada de la CAF; resplandece el Nuevo Mundo y sufre Asia
Las jóvenes Súper Águilas nigerianas, que alcanzaron la final en la edición de 2005, llegaron a Canadá con pocas expectativas y un equipo formado principalmente por jugadores afincados en la liga nacional. Pero el conjunto mejoró paulatinamente en la fase de grupos con cada partido diputado y pasó a la rondas eliminatorias (junto con sus vecinos Gambia, Zambia y el Congo), donde cayó ante la sobresaliente, aunque un tanto indisciplinada, selección chilena de Mathías Vidangossy, Arturo Vidal y Nicolás Medina. El resultado (4-0) no refleja la gran actuación de los nigerianos en aquel partido, su increíble entrega, su aguante y su fútbol vibrante.

México se convirtió en la abanderada de la CONCACAF. Con un equipo en el que figuraban diez de los jugadores que se ciñeron los laureles en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Perú 2005, los representantes más notables de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe, se erigieron desde el primer momento en firmes aspirantes al título. Giovanni Dos Santos, Carlos Vela y Patricio Araújo, muy superiores al otro grande de la confederación, el ofensivo combinado estadounidense de Freddy Adu y Michael Bradley, conquistador de Brasil en la fase de grupos, tuvieron la mala fortuna de toparse con Argentina en cuartos de final. El Tri resistió como un jabato ante los campeones durante todo el choque, pero acabó derrotado por la mínima (1-0).

Asia, incapaz de emular el empuje de Norteamérica y África, contó con un único representante en las fases eliminatorias. No obstante, Japón cayó contra los checos en el primer obstáculo que se le interpuso en la segunda ronda. Sería un gran error, sin embargo, pasar por alto la actuación de la República de Corea. El equipo que lideran Shin Young Rok y Shim Young Sung fue víctima de la mala suerte en la fase de grupos, pero ofreció uno de los mejores y más conjuntados trabajos de equipo que se han visto en Canadá 2007, y por él debe ser justamente recordado.

Esta edición de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA merece un capítulo aparte en los libros de historia, pues ha pulverizado el récord de asistencia de público que poseía México 1983. Cerca de 1,200,000 aficionados se dieron cita en las seis sedes y contribuyeron a convertir la fase final de Canadá 2007 en el mayor certamen de un deporte único que ha organizado el país norteamericano en toda su historia.

Naciones participantes:
Congo, Nigeria, Gambia, Zambia, Japón, RDP de Corea, Jordania, República de Corea, Austria, República Checa, Polonia, Portugal, Escocia, España, Canadá, Costa Rica, México, Panamá, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Argentina, Brasil, Chile y Uruguay.

Cuadro de honor:
1. Argentina
2. República Checa
3. Chile
4. Austria

Estadios y sedes:
Estadio Olímpico/Le Stade Olympique (Montreal), Estadio Nacional de Fútbol de Canadá (Toronto), Estadio de la Commonwealth (Edmonton), Estadio Swangard (Burnaby), Estadio Frank Clair (Ottawa), Royal Athletic Park (Victoria).

Total de goles:
128 (media/partido: 2.46)

Máximos goleadores:
6 goles: Agüero (ARG)
5 goles: López (ESP)
4 goles: Moralez (ARG), Altidore (USA)

Total de espectadores: 1,195,239
Media de espectadores: 22,985