Japón, por primera vez en el trono
© Getty Images

Una expectación sin precedentes, estadios a rebosar, un despliegue de fútbol apasionante y de enorme calidad y, en lo más alto del podio, una selección que nunca antes se había proclamado campeona. La Copa Mundial de la FIFA Alemania 2011™ celebrada en Alemania ha abierto una nueva dimensión en la versión femenina del deporte rey y se ha ganado ya un lugar preeminente en su historia.

En muchos sentidos, la guinda del pastel mundialista fue que Japón se alzase con el trofeo tras una final extraordinaria, decidida en la emoción de la tanda de penales. El equipo liderado por la superestrella Homare Sawa ofreció una lección de juego moderno, de toque y control, con la que demostró que el fútbol femenino ha alcanzado ya su máxima expresión en muchos rincones del planeta. Asimismo, el triunfo de la selección nipona ha llevado una sonrisa al país del sol naciente, sacudido todavía por los efectos del terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo de 2011.

Una victoria del fútbol femenino moderno
Tras Noruega (1995), Estados Unidos (1991, 1999) y Alemania (2003, 2007), el fútbol femenino ha coronado así a una nueva campeona mundial. Japón se cuenta ya entre las grandes. "Habíamos venido a por una medalla, pero no me atrevía ni a soñar con que podríamos ganar, y mucho menos con que yo misma acabaría siendo Bota de Oro adidas y campeona del mundo", ha señalado la centrocampista Sawa, estrella indiscutible de la fase final en Alemania, galardonada además con el Balón de Oro adidas.

La prueba reina ha deparado numerosas sorpresas. Pocos podían creer que Noruega tuviera que hacer las maletas y abandonar la competición tras la fase de grupos. El asombro fue en aumento cuando, en cuartos de final, Alemania, anfitriona, vigente campeona y favorita absoluta, y Brasil, el Brasil subcampeón de Marta, se vieron apeados de la competición. En el partido por el tercer puesto, Suecia se impuso a Francia, aunque ambas selecciones consiguieron su billete a los Juegos Olímpicos de 2012. Las escandinavas se ganaron el favor del público con un estilo de juego refrescante y atractivo, en tanto las Bleues fueron un adversario temible por el virtuosismo y la creatividad de su ataque.

Excelente, emotivo, espectacular
Estados Unidos afrontó la final ante Japón con el dinamismo y la mentalidad ganadora habituales, animada por el deseo de ser la selección con más títulos mundialistas. En una final rebosante de tensión y momentos dramáticos, el equipo japonés, verdugo de las alemanas, consiguió remontar por dos veces un marcador adverso y supo mantener la sangre fría en la tanda de penales final. "Ha sido un golpe muy duro para todas, porque hemos tenido la victoria my cerca. Pero creo que Japón, que tanto ha sufrido recientemente, necesitaba la victoria más que nosotras. Nos consuela pensar que el triunfo de su selección puede llevar algo de ánimo al pueblo japonés", declaró Abby Wambach, ariete del combinado estadounidense, quien junto a su compañera de equipo, la guardameta Hope Solo, han sido algunas de las figuras más relevantes del torneo.

También los equipos africanos y oceánicos dejan el certamen con la satisfacción de saber que el fútbol femenino ha progresado considerablemente en sus respectivas regiones. Nueva Zelanda ha sumado su primer punto en la fase de grupos de una Copa Mundial Femenina de la FIFA, mientras que Genoveva Anonman, la perla de la selección de Guinea Ecuatorial, ha aprovechado la cita mundialista para mostrar todo su talento. Canadá, por su parte, abandonó decepcionada el torneo a las primeras de cambio, pero con la ilusión por organizar la próxima Copa Mundial en 2015. "El torneo de Alemania ha sido excepcional. Eso supone que tenemos cuatro años para colmar unas expectativas muy, muy altas. Pero la Copa Mundial es una magnífica oportunidad para poner manos a la obra", observó Christine Sinclair, delantera estrella del combinado canadiense, autora del único gol de su equipo en el torneo.

Nuevos hitos
Tras el éxito incontestable de la Copa Mundial de la FIFA 2006, Alemania ha vivido otro verano de fábula con la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011. Las cifras han sido espectaculares: un total de 845.711 espectadores acudieron a presenciar los 32 partidos disputados en el torneo. Para el recuerdo queda el prodigioso espectáculo del partido inaugural en el venerable Estadio Olímpico de Berlín (73.680 espectadores) y la final disputada en Fráncfort (48.817 espectadores). "Los estadios han sido increíbles, y el interés del público se ha mantenido incluso tras la eliminación del equipo alemán", quiso subrayar Joseph S. Blatter, Presidente de la FIFA.

La sexta edición del torneo ha sido una experiencia inolvidable para quienes han participado en ella, con un público entregado, maquillado con los colores nacionales, cantando y haciendo la ola sin descanso en medio de un ambiente exultante y conmovedor en los estadios. Gracias a la calidad del juego desplegado y a lo ajustado de muchos marcadores, Alemania 2011 ha marcado un hito en la historia del fútbol femenino y permite augurar un futuro halagüeño a la progresión del deporte rey. El grupo de élite es ahora más numeroso, una opinión que comparte Tina Theune, miembro del Grupo de Estudios Técnicos (GET). "Es el momento adecuado, con vistas a la Copa Mundial 2015, de ampliar el número de participantes de 16 a 24", señaló Theune, ex seleccionadora alemana y campeona mundial en 2003, durante una entrevista con FIFA.com.

Alemania 2011 ha sido una formidable celebración del fútbol femenino. Las miradas están ahora puestas en Canadá 2015. Los aficionados y expertos, y también las jugadoras, saborean ya el recuerdo de los mejores momentos del torneo. Y esperan con impaciencia que el balón eche de nuevo a rodar.

Países participantes
Alemania, Australia, Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Francia, Guinea Ecuatorial, Inglaterra, Japón, México, Nigeria, Noruega, Nueva Zelanda, RDP de Corea, Suecia.

Clasificación final
1. Japón
2. Estados Unidos
3. Suecia
4. Francia

Sedes
Augsburgo, Berlín, Bochum, Dresde, Fráncfort, Leverkusen, Moenchengladbach, Sinsheim, Wolfsburg

Goles
86 (media: 2,69 por encuentro)

Máximas goleadoras
1. Homare Sawa (Japón), 5 goles y 1 asistencia
2. Marta (Brasil), 4 goles y 2 asistencias
3. Abby Wambach (Estados Unidos), 4 goles y 1 asistencia