El Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA (GET) ha publicado su informe sobre la reciente Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA en Jordania, en el que elogia el nivel del juego ofensivo e identifica apartados claves de mejora.

La RDP de Corea, selección campeona, y Japón, subcampeona, recibieron los mayores halagos por haberse “distinguido gracias a su estilo de carácter ofensivo”. Como dice el propio informe, “Japón y la RDP de Corea dominaron a la perfección su sistema 4-4-2, que requirió grandes dosis de movimiento sin balón, la participación en el ataque de las jugadoras de banda, la búsqueda constante de espacios por parte de las centrocampistas y el juego complementario de dos delanteras, así como una base sólida de juego de combinación y pases en los escasos huecos que dejaban las defensas rivales”.

Pero también se han detectado discrepancias, no sólo entre las naciones punteras y el resto de competidoras, sino entre las distintas demarcaciones en la cancha y el desarrollo a esta edad. Así, el GET destacó, por ejemplo, que en Jordania 2016 “han brillado algunas centrocampistas y delanteras excepcionales, mientras que el número de defensoras y arqueras dominantes ha sido considerablemente inferior”.

Asimismo, se han identificado apartados claves de mejora, como el toque de balón, la precisión de los disparos lejanos y el juego aéreo, entre otros.

Puedes leer el informe completo y detallado del GET sobre este torneo histórico de la FIFA —el primero de categoría femenina celebrado en Oriente Medio— aquí mismo, en FIFA.com.