Ayer
Jordania 2016 marcará la cuarta aparición de Brasil en Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA, pero también su regreso tras perderse la fase final de Costa Rica 2014. Su debut coincidió con la primera edición del torneo, la de Nueva Zelanda 2008, donde la Canarinha sumó apenas un punto y terminó 14° entre 16. Posteriormente se clasificó para Trinidad y Tobago 2010 y Azerbaiyán 2012: en ambas superó la fase de grupos pero culminó 8°.

Hoy
Brasil logró su boleto al consagrarse subcampeón del Torneo Sudamericano de Venezuela. La Verdeamarela avanzó al cuadrangular como ganadora del Grupo B, luego de golear a Uruguay (5-3), Ecuador (3-1) y Bolivia (4-0), y empatar con Colombia (0-0). Tras vencer en la instancia decisiva a Paraguay (1-0) a la misma Colombia (2-0), reservó su plaza mundialista a una fecha del epílogo. Recién perdió su invicto en la última jornada del torneo a manos de la anfitriona (0-1), quién le privó de recuperar el cetro regional por primera vez desde 2012.

Mañana
El seleccionado dirigido por Luiz Antônio Ribeiro recibió cuatro goles en sus primeros dos encuentros del clasificatorio, pero apenas sufrió uno más en los cinco juegos restantes. Esto habla de un equipo con la capacidad para evolucionar a lo largo del torneo, un detalle que puede marcar la diferencia en el Mundial siempre y cuando no pierda los caminos al gol. Para eso descansará otra vez en las delanteras Nycole Silva y Kerolin Ferraz, quienes se combinaron para marcar 8 de las 15 dianas que anotó Brasil en el Sudamericano.