Ayer
Canadá es el único equipo de la zona norteamericana, centroamericana y caribeña que se ha clasificado para todos los Mundiales femeninos sub-17, aunque ha sido incapaz de superar los cuartos de final en sus tres participaciones hasta la fecha. Perdió ante Alemania por 3-1 en 2008, a manos de la RDP de Corea por 2-1 en 2012 y 3-2 frente a Venezuela en 2014, siempre en esa fase. De este modo, el gran reto de las Canucks en Jordania 2016 consiste en alcanzar por fin las semifinales.

Hoy
Canadá obtuvo el pase a Jordania 2016 tras vencer 4-2 a Haití en el partido por el tercer puesto del Campeonato Femenino Sub-17 de la CONCACAF Granada 2016. Las canadienses habían perdido por 2-1 ante las haitianas en la fase de grupos, y terminaron segundas de su liguilla. Ese resultado representó una de las sorpresas de la prueba, sobre todo después de que Canadá cosechase antes victorias contundentes sobre Guatemala (3-0) y el país anfitrión (7-0). No obstante, haber sido capaz de ganar bajo presión, como hizo entonces, con la clasificación en juego, sin duda será una baza importante para afrontar la cita mundialista.

¿Y mañana?
La seleccionadora Beverly Priestman aporta al equipo la experiencia que acumuló en Costa Rica 2014. En el torneo clasificatorio, Canadá demostró tener un plantel amplio y de garantías, ya que cinco de sus goles fueron obra de jugadoras que habían comenzado como suplentes. El tanto que marcó de un disparo lejano Jayde Riviere contra Guatemala en su primer compromiso fue una de las dianas más espectaculares del torneo. Y la centrocampista Sarah Stratigakis también tiene gol. Priestman apostará asimismo en el apartado ofensivo por Jordyn Huitema, Shana Flynn y Teni Akindoju, entre otras. El equipo deberá sobre todo apuntalar su defensa en Jordania, después de recibir cinco goles ante Estados Unidos en las semifinales en Granada.