Ayer
Jordania 2016 supondrá la tercera participación de Estados Unidos en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA, a la que el equipo acude dispuesto a realizar una buena actuación, después de rendir por debajo de las expectativas en los últimos años, quedándose fuera de Trinidad y Tobago 2010 y Costa Rica 2014. El conjunto de las Barras y Estrellas aspira a mejorar su desempeño de la edición inaugural del Mundial Femenino Sub-17, Nueva Zelanda 2008, en la que llegó a acariciar el trofeo, pero perdió ante la RDP de Corea en la prórroga de la final.

Hoy
Estados Unidos selló su pasaporte para Jordania 2016 adjudicándose —y a lo grande— el Campeonato Femenino Sub-17 de la CONCACAF Granada 2016. Las estadounidenses fueron primeras de su liguilla, tras derrotar a Jamaica, México y Costa Rica, con un balance de once goles a favor y solo uno en contra en los tres partidos. En semifinales, confirmaron su presencia en Jordania goleando 5-0 a Canadá. Pudieron dejar atrás el mal sabor de boca del Campeonato Femenino Sub-17 de la CONCACAF 2013, en el que cayeron ante México en la tanda de penales de la semifinal, imponiéndose ante ese mismo adversario por 2-1 en el choque por el título en Granada. Así conquistaron su tercer trofeo femenino sub-17 de la CONCACAF y ampliaron su récord del palmarés.

¿Y mañana?
La selección estadounidense, dirigida por B.J. Snow, hizo alarde de su garra en el torneo clasificatorio. En su primer partido, ante Jamaica, empataba 1-1 en la primera parte y acabó ganando 8-1. En el resto del certamen únicamente recibiría otro gol, en la final, contra México. Snow apostará por la retaguardia para mantener su puerta a cero, y en ataque también cuenta con varias jugadoras peligrosas. La delantera Civana Kuhlmann firmó cuatro goles en Granada 2016 y, por la banda izquierda, Ashley Sánchez aporta habilidad y visión de juego, además de acierto realizador, ya que fue autora de cinco dianas en los clasificatorios, mientras que Alexa Spaanstra, Jordan Canniff y Frankie Tagliaferri, entre otras, tienen una contribución notable en el aspecto ofensivo.