Un gran intento de Laurel Ivory, una mala decisión de la defensa japonesa y la oportunista Ashley Sanchez no falló. La estadounidense se hizo el hueco donde no lo había, controló, echó a correr y definió con sangre fría.