La alemana Giulia Gwinn fue implacable y precisa con su tiro libre que supero a la portera canadiense Lysianne Proulx.