El potente testarazo de Saori Takarada fue la culminación perfecta a la impresionante técnica y velocidad en el regate de su asistente, Riko Ueki.