Con dos goles separados por apenas tres minutos, Nigeria le ganó 2-0 a Malí y se coronó campeón de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Chile 2015. De esta forma, logró por quinta vez en su historia el título de la categoría. El encuentro se jugó el domingo 8 de noviembre en el estadio Sausalito de Viña del Mar.

Los nigerianos insinuaban algo más cuando contaron con su primera gran oportunidad, el penal por mano de Chato. Sin embargo, Samuel Diarra le atajó el remate a Osinachi Ebere, quien también desperdició el rebote al estrellar su cabezazo en el travesaño.

Malí intentó ser prolijo en el traslado, pero perdía precisión al arrimarse al área rival. Así, apenas si inquietó con un cabezazo de Boubacar Traore que Akpan Udoho sacó a puro reflejo.

Tres minutos de furia
Más allá de aquel inicio, a Nigeria le faltó la chispa de otros partidos, y por momentos abusó del pelotazo largo para Victor Osimhen, aunque el 9 se las arregló para siempre crear tensión. Una prueba fue ese remate bien resuelto por Diarra cerca del cierre de la etapa inicial.

Nigeria apeló a los disparos de larga distancia en el inicio del complemento. Primero, Diarra se lo negó a Osimhen; luego, el horizontal devolvió el bombazo de Udochukwu Anumudu.

Pero fue cuando se reencontró con su juego de pases verticales que marcó la diferencia. Así llegó el gol de Victor Osimhen, primero (0-1, 56'), y el de Funsho Bambgoye, dos minutos después (0-2, 59').  

Malí sintió el golpe. Si bien tuvo actitud le faltó juego, cayendo así una y otra vez en la marca que le proponía Nigeria, que además nunca dejó de ir hacia adelante, complicándolo aún más las cosas a su rival. Por apenas si sufrió en el cierre y terminó celebrando merecidamente la conquista.