Schlager: "Es algo único"
© Getty Images

"Son sensaciones increíbles en un mundo completamente distinto. Un Mundial es algo único". Con estas palabras describe Alexander Schlager, portero del combinado sub-17 de Austria, su segunda visita a los Emiratos Árabes Unidos, concretamente desde Dubái. La primera fue a finales de agosto, cuando el guardameta viajó a Abu Dabi con motivo del sorteo de la fase de grupos para conocer en directo qué rivales tendría su selección en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2013. FIFA.com ha ido a buscarlo a su hotel de concentración para entrevistarse con él.

El entramado europeo lleva desde el 7 de octubre en territorio emiratí con el objetivo de prepararse a conciencia para los tres partidos de la liguilla contra Canadá, Irán y Argentina. Al fin y al cabo, su meta es mejorar la imagen ofrecida en su primera y, hasta la fecha, única participación en una Copa Mundial Sub-17 hace ya 16 años. En aquella ocasión, Austria se despidió prematuramente del torneo con tres derrotas, un gol a favor y 14 en contra, pero ahora tiene la oportunidad de cambiar la historia.

Cech y el Chelsea, sus favoritos
"Nos hemos aclimatado bien", afirma Schlager con confianza. La aclimatación no se ha producido solamente sobre el césped, sino también mediante otras actividades, como las visitas a un mercado antiguo y a un parque acuático de Dubái, con las que se ha intentado que los futbolistas aprendan de forma lúdica las particularidades de un país como Emiratos Árabes Unidos. "Creo que podemos lograr cosas importantes", declara optimista el joven arquero.

Pese a que Austria cayó por 1-0 ante Costa de Marfil, campeón africano, en un ensayo en suelo emiratí, Schlager asegura que "se trató de un examen muy positivo. Tuvimos nuestras oportunidades y, de haberlas aprovechado, el resultado habría sido distinto. Debemos corregir los errores que cometimos".

Schlager, gran admirador de Petr Cech y de su club, el Chelsea, se muestra tranquilo y sereno en su charla con FIFA.com, un carácter que recuerda al de su ídolo. Sin embargo, el portero austríaco también sabe cuándo debe gritar a sus compañeros para dirigirlos en la cancha. Y precisamente en la combinación de estas cualidades, unidas a un plus de autoridad, radican los puntos fuertes de este ambicioso guardameta: "De pequeño era jugador de campo, así que manejo bastante bien el balón con los pies. Pero un día me di cuenta de que me divertía mucho más atrapándolo con las manos, y así fue como decidí que ésta sería mi profesión".

Confía en un triunfo histórico 
En cualquier caso, Schlager apenas ve similitudes con su predecesor Hans-Peter Berger, quien  en 1997 se vio obligado a sacar el balón de su portería muchas más veces de lo que le hubiera gustado. "No es sólo cosa del arquero, sino de todo el equipo".

Encuadrada en un grupo complicado, la selección de Austria desea conseguir su primera victoria en una Copa Mundial de esta categoría y dar así un impulso al fútbol de su país, dolido todavía por el duro golpe que supuso la eliminación de su entramado absoluto en el clasificatorio para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. Un trago amargo que los jóvenes austríacos pasaron juntos: "Vimos el partido de Suecia [ndlr: con triunfo por 2-1 para el cuadro escandinavo] por televisión, y nos llevamos una gran decepción. Es una pena no poder estar en esa gran cita".

Pero Austria ya sólo piensa en sumar los tres puntos en su debut contra Canadá, un conjunto que también buscar resarcirse de anteriores actuaciones. No en vano, en sus 15 encuentros disputados hasta ahora en la Copa Mundial Sub-17, los Canucks todavía no han ganado ningún partido, y su bagaje goleador es de apenas cinco tantos a favor por 47 en contra.

Schlager hará todo lo posible para que su rival no aumente su cifra anotadora el próximo sábado 19 de octubre en el estadio Rashid de Dubái. Y aunque el éxito deportivo siempre dependa de todo el equipo, no cabe duda de que el arquero austríaco deberá firmar una buena actuación si quiere que su selección consiga su primera victoria en este torneo.