El viernes 6 de noviembre, dos días antes de la final de la competición, que disputarán Malí y Nigeria, se celebró en Santiago la última rueda de prensa de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Chile 2015. Sunil Gulati, Presidente de la Comisión Organizadora de la competición; Colin Smith, Director de Competiciones de la FIFA; y Cristian Varela, Presidente del Comité Organizador Local, analizaron los efectos positivos y el legado duradero que dejará la competición en las regiones implicadas. Como no podría ser de otra manera en un torneo donde participan jugadores tan jóvenes, Chile 2015 se ha descrito como una celebración familiar, ha atraído a padres e hijos a los estadios y se ha disputado en una serie de regiones que nunca antes habían albergado una fase final mundialista.

A continuación ofrecemos un resumen de las principales intervenciones en la rueda de prensa.

Sunil Gulati
En todos los sentidos, Chile ha sido un anfitrión magnífico. Hemos vivido una competición sensacional entre 24 equipos, con semifinales increíblemente soberbias. Más de 9.000 personas por término medio han acudido a presenciar cada uno de los partidos, lo que supone un importante aumento de asistencia con respecto a 2013. Una de las características de un torneo como éste es que cuesta mucho predecir cuáles de estos jugadores se convertirán en grandes estrellas el día de mañana. ¿Quién será el próximo James Rodríguez o el siguiente Kaká? Todos hemos hecho nuestros pronósticos, pero de momento no los guardaremos para nosotros. Por el momento, estamos deseando que llegue ya la gran final del domingo. 

En la final, creo que presenciaremos un partido muy abierto y entretenido. Ambos equipos han demostrado que les gusta atacar y, hasta el momento, lo han hecho muy bien en esta competición. Espero un partido abierto y apasionante porque estos jóvenes futbolistas son absolutamente exuberantes. Pase lo que pase, la CAF será la gran triunfadora, pero estoy convencido de que, en el partido tan espectacular que viviremos el domingo, el ganador de verdad será el deporte.

Colin Smith
Esta competición ha ayudado a aunar dos de las piedras angulares de la FIFA: el desarrollo y el legado. 2.000 niños de las siete sedes han participado en actividades y seminarios para las bases. Ochenta entrenadores chilenos de fútbol base han asistido también a cursos de formación. La idea es que regresen a sus comunidades con estas aptitudes y ayuden a estructurar programas para los jóvenes en todas ellas.

Además, 24 entrenadores sudamericanos del fútbol juvenil han recibido formación especializada. Todos ellos han analizado partidos mediante interpretación basada en la teoría. Todo esto sirve para equipar a los entrenadores para puedan elaborar programas de desarrollo estructurados en sus respectivas comunidades. Estos programas de desarrollo y el legado son una parte esencial de lo que la FIFA puede aportar, aparte del torneo propiamente dicho.

Hemos comprobado que esta competición ha sido un ejemplo de Fair Play. Se ha disputado siempre con un gran espíritu. Por ejemplo, en el partido entre Nigeria y México, una semifinal entre dos equipos muy competitivos, no se vio ni una sola tarjeta y el juego fue muy fluido. Esto es el resultado de una combinación de nuestro trabajo con los árbitros y de los programas Fair Play que están en marcha en todas nuestras competiciones. 

Para la FIFA es imposible llegar y montar un torneo de este calibre y tamaño si no cuenta con la cooperación del COL. Deseo agradecer a Cristian y a su equipo todos estos años de trabajo y preparación, que nos han permitido llevar a cabo una competición de este calado. También quiero dar las gracias a los voluntarios, que han regalado su valioso tiempo, a nuestros afiliados comerciales, a la prensa, a las emisoras y a los espectadores, porque sin ellos todo habría sido muy diferente. 

Cristian Varela
No sentimos muy satisfechos y felices porque hemos superado las expectativas que teníamos sobre las cifras de asistencia. Más de 450.000 personas han acudido a los estadios, una cantidad realmente importante. Hemos conseguido el sueño de celebrar los partidos en regiones diferentes. Estoy muy contento de haber podido llevar una competición de esta naturaleza a toda esa gente que ni siquiera hubiera soñado con ver jugar a futbolistas del mundo entero en los estadios de sus localidades. Nos fijamos el objetivo de que disfrutaran de este espectáculo aquellas personas que no suelen tener la oportunidad de hacerlo. Está claro que, lo mires por donde lo mires, ha sido un éxito rotundo.

Casi 200 millones de personas han seguido este campeonato. 170 países diferentes han compartido todo cuanto nos han deparado los partidos en estadios de la más alta calidad internacional. El enorme trabajo dedicado a estas instalaciones ha resultado estupendo. Creo que hemos proyectado una imagen soberbia de Chile, y eso me hace muy feliz. Queremos dejar un legado en infraestructuras, hacerlas integradoras. La gente que no iría normalmente a los estadios, los jóvenes y familias enteras pueden disfrutar del fútbol.

Puede que el hecho de que Chile quedara eliminado nos haya afectado, pero creo que el espíritu se ha mantenido. Estuve en el partido entre Nigeria y México, y ver el encuentro junto a más de 21.000 personas me pareció realmente excepcional. Demuestra lo mucho que a la gente le gusta el fútbol. Vi a familias enteras viendo el partido. Tenemos que seguir respaldando a nuestra selección, seguro que hay un futuro Alexis Sánchez observando a todos esos jugadores vestidos de rojo.

El respaldo del Estado es muy importante. Tener 24 delegaciones supone un trabajo impresionante, dadas las enormes distancias entre las sedes, y también lo hemos conseguido. Sin el apoyo del Estado, no habríamos podido hacerlo.