Dos años, o casi 17.000 kilómetros, separan actualmente a Chile de la India. La definición podrá sonar extraña, pero es real: superada la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA en la nación andina, es ahora India la que se prepara para albergar la máxima fiesta de la categoría en 2017.

Así quedó reflejado además en Viña del Mar, momentos antes de la final del torneo, en el que las autoridades del Comité Organizador Local de Chile entregaron una posta simbólica a Javier Ceppi, Director del torneo de India y Kushal Das, Secretario General de la Federación de India y miembro de la Comisión Organizadora del certamen.

“Esta oportunidad es demasiado importante más que para el fútbol de India, para el fútbol mundial”, se ilusiona Ceppi. Y habrá que creerle. El país organizará -y participará- de su primera Copa Mundial de la FIFA y lo hará con todas las particularidades de su cultura. “Estamos hablando de 1250 millones de personas, un mercado gigantesco con mucho fanatismo por el fútbol. Buscamos un impacto gigante con la organización del torneo”.

Ceppi, chileno, lleva un año ya instalado en la nación organizadora del campeonato en 2017. De allí que sea palabra autorizada para analizar la trascendencia que un torneo de esta envergadura pueda tener de aquí a dos años. ”Será el evento deportivo más grande en la historia de India. Allí se han organizado un Mundial de Criquet, otro de Hockey sobre césped, pero esta es la primera vez que tantos países estarán intentando clasificarse. Un evento que será visto en 200 países. Nunca han vivido algo así, estamos ansiosos”.

Desafíos claros
Para cualquier desprevenido, la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA dura un poco más de 20 días. No así para Ceppi, quien apunta a “producir una situación en la que por lo menos 11 millones de niños puedan acercarse al fútbol, 2.8 millones de personas asistan al estadio, otros 300 millones empiecen a conocer el juego y 600 millones lo sigan por televisión. Eso cambiaría la historia del deporte en el país”.

Y si los objetivos son claros, también lo son los próximos pasos. El COL, según explica Ceppi, está trabajando de cerca con las máximas autoridades gubernamentales para introducir el fútbol entre las materias primordiales en las escuelas. “No importa si los niños juegan dos contra dos, tres contra tres o cuatro contra cuatro. Lo que importa en los próximos dos años es que empiecen a sentir el amor por la pelota”.

Una pelota que ya ha seducido a gran parte de la población que se ha ubicado, rápidamente, como el segundo deporte de interés nacional. “Son muy apasionados por las ligas de Inglaterra y España, por las selecciones de Argentina, Alemania o Brasil. El fútbol es cada vez más popular”, explica el directivo, quien resalta la experiencia de seguir de cerca el trabajo realizado por sus colegas chilenos.

“La delegación se marcha de Chile con la seguridad de que un evento así no se prepara de un día para el otro, sino en dos o tres años. Los detalles son decisivos y no podemos dejar nada librado al azar. La gente que venga a India, los equipos, se van a impresionar con la pasión de la gente y el nivel de organización que tenemos allí. Para un país que tiene las complicaciones que no conocemos en Occidente, organiza una liga de críquet maravillosa. Si se tratase de fútbol estaría ahí, peleándole a la Premier League y la Liga de España. Va a ser bien impresionante”.