La consagración de Nigeria, por quinta vez en su historia, resultó ser el hito principal de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Chile 2015, aunque no fue el único. La presencia de Malí en la final significó la segunda vez que dos equipos de una misma confederación llegaran al duelo decisivo. Así, "la fiesta en nuestra cancha" que propuso Chile como lema tuvo un marcado acento africano.

"Es un hecho muy importante para el fútbol del continente. Y resulta extraordinario porque sólo ha ocurrido previamente una vez", decía tras la semifinal ante México el nigeriano Orji Okwonkwo, viva expresión de un conjunto atlético y veloz, pero también ordenado y contundente.

Aquella edición de Japón 1993 marcó el segundo título para Nigeria, conseguido a costa de Ghana. En total ha disputado 11 ediciones del torneo, alcanzado la final en las ochos veces que resultó semifinalista. Constante animador, defendió con éxito en Chile la corona lograda en Emiratos Árabes Unidos 2013.

"Nuestro objetivo era revalidar el título. Abordamos los partidos con trabajo duro y seriedad. Todas las selecciones presentes aquí se lo habían ganado", aseguró el armador Kelechi Nwakali, capitán nigeriano y merecedor del Balón de Oro. En el campeón también brilló el atacante Victor Osimhen, ganador de la Bota de Oro adidas con 10 goles, una nueva marca para el evento.

Podio con sabor a sorpresa
Pese a ser campeón africano sub-17, y alcanzar las semifinales de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA meses antes, lo de Malí provocó sorpresa. "Es la primera vez que llegamos a una final FIFA. Debemos estar orgulloso, no todos pueden ser segundos. Nuestro objetivo es un equipo absoluto que gane, por lo que seguiremos trabajando. Y todo hace pensar que nuestro programa juvenil conseguirá otra final en el futuro", afirmó Baye Ba, seleccionador de un equipo tan anárquico y efectivo para atacar como sólido para defender.

La ordenada selección de Bélgica completó el podio. Fue la única semifinalista no ganadora de zona y el país europeo menos pensads, luego de una fase de grupos en la que destacaron Francia y Alemania, ambos eliminados en octavos. "Logramos algo único. Fuimos cuartos en México 1986 y en los Juegos Olímpicos de 2008, por lo que es nuestra primera medalla. Es un momento fantástico para nosotros", explicó el técnico Bob Browaeys.

México, ente los que cumplen
El Tri cumplió con su rol de candidato al meterse en semifinales por tercera edición consecutiva. Futbolísticamente también dejó marca, ya que ganó uno de los grupos más difíciles y protagonizó dos de los mejores duelos del torneo, la semi ante Nigerial y la final de consolación contra Bélgica.

Entre las selecciones que causaron grata impresión estuvieron Costa Rica, Ecuador y Croacia, quienes alcanzaron los cuartos de final con estilos bien disímiles. Brasil también lo hizo, pero quedó en deuda.

Rusia, Australia, Nueva Zelanda y la RDP de Corea, mientras tanto, cumplieron al alcanzar los octavos de final. A la misma instancia llegó la anfitriona Chile, que se despidió en octavos ovacionada pese a ser goleada por México. 

En cambio, hubo pasos en falso de Inglaterra, Paraguay Argentina, que terminó última por primera vez en la categoría.

Estrellas a seguir
Nwakali y Osimhen descollaron en Nigeria, pero tuvieron valiosa ayuda de los volantes Samuel Chukwueze, la Bota de Bronce adidas con 3 goles y 3 asistencias, y Kinsley Michael. En Malí destacaron el arquero Samuel Diarra y el atacante Aly Malle, Guante de Oro adidas y Balón de Bronce adidas respectivamente. También cosecharon elogios los delanteros Sidiki Maiga y Boubacar Traore.

El zaguero belga Wout  Faes hizo recordar al brasileño David Luiz no sólo por su melena, sino por sus cualidades y liderazgo. Igual de clave resultó el volante Dante Rigo. En ese mismo sector de la cancha se distinguieron dos mexicanos, los inteligentes Pablo López y Alan Cervantes.

Además de Nwakali, hubo otros armadores que sacaron lustre al número 10. El surcoreano Lee Seungwoo, el ecuatoriano Yeison Guerrero, el chileno Marcelo Allende, el norteamericano Christian Pulisic, el croata Nikola Moro y el francés Timothe Cognat fueron algunos de ellos.

Asimismo dieron que hablar el delantero alemán Johannes Eggestein, Bota de Plata adidas, y su compatriota el volante Felix Passlack; el lateral ecuatoriano Pervis Estupiñán; el zaguero mexicano Francisco Venegas; el delantero galo Nicolas Janvier; y el enganche brarsileño Lincoln.

El legado de Chile 2015
En el marco del Programa Legado de la FIFA, se realizaron dos actividades durante el torneo para aprovechar el fervor generado. La primera consistió en un Seminario Regional para Entrenadores Juveniles, que reunió a 24 técnicos de toda Sudamérica en Viña del Mar.

El curso contó con la presencia de orientadores tácticos de peso como el venezolano Richard Paéz, el uruguayo Fabián Coito, el colombiano Carlos Restrepo y el peruano Juan José Oré, quienes reunidos en grupos de trabajos teórico/prácticos desmenuzaron los partidos del Grupo A.

Posteriormente, las instalaciones del Parque La Araucana, en el sureste de Santiago, fue el escenario de un Festival Grassroots. El evento contó con la presencia de 240 niños y niñas de entre 6 y 12 años, procedentes de 14 canteras nacionales, y de 30 formadores, para clausurar el curso de capacitación para entrenadores realizado en la capital.

Posiciones finales/Participantes
1) Nigeria; 2) Malí; 3) Bélgica; 4) México; 5) Ecuador; 6) Brasil; 7) Croacia; 8) Costa Rica; 9) Francia; 10) Rusia; 11) República de Correa; 12) Alemania; 13) Chile; 14) RDP de Corea, 15) Nueva Zelanda; 16) Australia; 17) Paraguay; 18) Inglaterra; 19) Sudáfrica; 20) Guinea; 21) EEUU; 22) Siria; 23) Honduras; 24) Argentina

Sedes (Estadios)
Viña del Mar (Sausalito), La Serena (La Portada), Coquimbo (Francisco Sánchez Rumoroso), Concepción (Municipal Alcaldesa Ester Roa), Chillán (Néstor Oyarzún Arenas), Puerto Montt (Regional de Chinquihue) , Talca (Fiscal), Santiago de Chile (Nacional Julio Martínez Prándanos).

Goles
151 / 52 (2,9 por partido)

Asistencia
482.503 espectadores (9.279 partido)

Tiempo de juego
54.7 minutos de juego neto por partido

Tarjetas amarillas/rojas
171 / 10 (3,29 / 0,19 por partido)

Principales Premios
Balón de Oro adidas: Kelechi Nwakali (NGA)
Bota de Oro adidas: Victor Osimhen (NGA)
Guante de Oro adidas: Samuel Diarra (MLI)
Fair Play: Ecuador