• El técnico español analizó las razones del 5-2 con Inglaterra
  • También compartió sensaciones posteriores a la derrota
  • "Los chicos crecerán como personas y futbolistas", dijo

Santi Denia respondió la última pregunta, se paró para dejar la sala de la conferencia de prensa y de golpe, surgieron los aplausos. El reconocimiento lo tomó por sorpresa, con la guardia baja, pero se mantuvo entero, agradeció con un gesto y emprendió la retirada.

Una retirada difícil, claro. Un rato antes, su España había desperdiciado una ventaja de dos goles para caer por 5-2 con Inglaterra en la final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA India 2017.

"No es un consuelo, pero lo recojo para el equipo", dice a Santi a FIFA.com, apenas unos segundos después de aquellos aplausos. "Para ellos, porque si bien no alcanzó, han hecho un gran torneo".

Sin ir muy lejos, por ahí pasó su primer mensaje para sus jugadores. "Los junté en el campo y les dije que llorasen si querían, pero que esa medalla debían llevarla en el corazón, pero puesta al cuello. Porque no se consigue fácilmente y han trabajado como hombres para lograrla".

Lo que más le duele, reconoce el técnico de 43 años, es haber desperdiciado esa ventaja inicial de 0-2. "No haber podido aguantar el resultado es muy duro. El gol antes del descanso nos hizo daño. En el descanso le dije que estábamos en una buena situación, pero luego no pudimos sostenerlo".

La 'pregunta del millón' era, por supuesto, qué pasó. "Deberíamos haber tenido más el control del balón, pero no era fácil", explica. "El tener espacios a la espalda de los defensas invitaba a correr, pero la clave era la posesión. Y fallamos".

Ese 'fallamos' queda colgado en el aire. "Hasta podríamos haber marcado otro gol en ese primer tiempo... Pero hay que darle crédito a Inglaterra. Es un gran equipo. Hasta físicamente anduvieron muy bien. Les felicito".

Lo que viene...
Santi tiene otra tarea por delante: levantar el ánimo a los chicos. "El mal trago y la pena la tienen que pasar. Llorar, van a llorar. Eso no se lo quita nadie, ni me lo va a quitar a mí. Pero no pueden dejar de sentirse orgullosos por el trabajo de estos dos años. Serían injustos con ellos mismos".

A nivel personal, este ex defensa del Albacete y Atlético de Madrid, técnico de la sub-17 desde 2010, también tiene el porvenir claro. "Seguir con la gran experiencia de ser seleccionador a este nivel, seguir haciendo generaciones, y que nos sirvan a todos para crecer dentro de la Federación".

Hablando de generaciones, ¿cuál es el potencial de ésta, que vio coronarse en la India a Sergio Gómez como el Balón Plata adidas y Abel Ruiz como la Bota de Bronce adidas?

"Si continúan pensando que lo principal es el grupo y el equipo, crecerán. El talento y la calidad individual la tienen. Les queda un paso para ser profesionales y esta experiencia del más alto nivel, porque no hay nivel más alto que éste, les servirá como personas y como futbolistas".