La vencedora del Campeonato Sub-17 de la OFC fue una cara conocida, Nueva Zelanda, que conquistó su sexta corona consecutiva en el certamen. Hasta ahí todo normal. No obstante, el certamen, de dos semanas de duración, se recordará durante mucho tiempo por la gesta de Nueva Caledonia, que también logró el pase para la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA India 2017.

Para los melanesios esta será su primera participación en una Copa Mundial, apenas 13 años después de su afiliación a la FIFA.

La edición 2017 del torneo era ya todo un hito desde el principio, dado que por primera vez había en juego dos billetes para la cita mundial. Ocho selecciones tomaron parte en la competición, celebrada en Tahití. Entre ellas Samoa, que previamente había salido airosa de los preliminares en los que pugnó con los otros tres combinados que componen la OFC (11 en total).

Duelos históricos
Los anfitriones suscitaron una gran expectación tras los éxitos cosechados en los últimos años por la selección absoluta y la de fútbol playa. Pero, a pesar de su exhaustiva preparación, que incluyó una temporada en la primera división de Tahití, Papúa Nueva Guinea hizo añicos sus aspiraciones con un tanto in extremis en el último y decisivo partido de la fase de grupos que le permitió pasar a la siguiente ronda, en detrimento de los locales, merced a la diferencia de goles.

En semifinales cambiaron las tornas para Papúa Nueva Guinea, que cayó valientemente ante Nueva Zelanda tras una diana en el tiempo de descuento de Oliver Whyte. El 2-1 definitivo otorgó a los Kiwis el triunfo y el billete para India.

En el otro choque de semifinales, que enfrentó a Nueva Caledonia e Islas Salomón, se iba a hacer historia independientemente del marcador, porque esta última tampoco ha participado nunca en un torneo de la FIFA de fútbol propiamente dicho (solo en fútbol sala y fútbol playa). Nueva Caledonia se llevó el gato al agua por un resultado de 3-2 en un partido que prácticamente dominó de principio a fin. Vita Longue anotó el tercero para los suyos mediada la segunda parte, mientras que los salomonenses acortaron distancias en el último suspiro.

"Es bonito porque supera todo lo que había imaginado", declaró el técnico de Nueva Caledonia, Michel Clarque. "Me preocupaba que el estrés les afectara porque no es fácil saber que te estás jugando la clasificación para la Copa Mundial, pero jugamos con muchas ganas y eso nos dio confianza. Ahora tenemos siete meses para trabajar y ya veremos cómo lo hacemos en la Copa Mundial. Hemos hecho historia para el futbol de Nueva Caledonia".

Los Kiwis vuelan alto
A Nueva Zelanda le tocó sufrir en semifinales para alcanzar su sexta Copa Mundial Sub-17 consecutiva, la octava en total. Sin embargo, dejó bien claro su poderío en la final con su contundente 0-7 frente a Nueva Caledonia. Los Kiwis brillaron en el estadio Pater con nada menos que seis artilleros distintos (Max Mata vio puerta por partida doble).

Y la celebración no acabó con el pitido final para los All Whites, que coparon las distinciones individuales: Charles Spragg se hizo con la Bota de Oro gracias a sus siete dianas, y con el Balón de Oro al mejor jugador del certamen, y Zac Jones fue nombrado mejor guardameta.

Según el veterano entrenador Danny Hay, la preparación de cara al certamen del mes de octubre comenzará inmediatamente. "En cuanto regresemos a Nueva Zelanda empezaremos a poner en marcha un plan para abordar la Copa Mundial", afirmó.

En India, Nueva Zelanda buscará superar su mejor registro hasta la fecha, los octavos de final que ha alcanzado en tres ocasiones. "Estamos muy contentos de que hayan demostrado el carácter y la garra necesarios para lograrlo. Ahora los jugadores tendrán que volver a casa y empezar a trabajar. Deberán mantener el nivel si quieren estar en el equipo de la Copa Mundial".