• Con 15 años, ya jugó este año el Mundial Sub-20 con Japón
  • Kubo ha pasado por la cantera del FC Barcelona
  • Quiere contribuir a que los Samuráis Azules sean campeones en India

Mientras la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA India 2017 supondrá para la mayoría de los jugadores participantes su primera experiencia en un gran certamen internacional, el japonés Takefusa Kubo espera viajar a tierras indias con la intención de volver a brillar en la que sería la segunda cita mundialista de su trayectoria. Este mismo año, el atacante del FC Tokio formó parte del combinado nipón en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA República de Corea 2017, lo cual no deja de resultar sorprendente si se considera la juventud del futbolista. Porque Kubo tenía sólo 15 años y 351 días el día del comienzo del certamen, lo que le convirtió en uno de los jugadores más jóvenes de la cita surcoreana.

Pese a su juventud, Kubo demostró que no había ido a República de Corea para hacer turismo. El habilidoso delantero jugó tres partidos y fue el autor de la asistencia que permitió a Japón imponerse por 2-1 a Sudáfrica en la primera jornada. Mientras que cualquier jugador de su edad estaría más que satisfecho por haber tenido tanto protagonismo en una competición de tal magnitud, Kubo, se mostró muy decepcionado con la eliminación. “Italia, Venezuela y Uruguay, los tres equipos a los que nos enfrentamos a lo largo del certamen, alcanzaron las semifinales”, lamentaba el atacante en su charla con FIFA.com. “Venezuela llegó incluso a la final, así que, si les hubiéramos ganado, el Mundial habría sido muy diferente para nosotros”.

En cualquier caso, Kubo reconoce que la oportunidad de mostrarse en un escaparate como el del Mundial sub-20 puede resultarle muy provechosa de cara al futuro. “Jugar contra los mejores futbolistas jóvenes del mundo supuso una experiencia magnífica para mí. Lógicamente, me he dado cuenta de que todavía hay diferencia en cuanto a nivel con respecto a otros jugadores, así que lo importante ahora es seguir mejorando”, admitía.

Del Barcelona al FC Tokio
Los que han seguido de cerca la evolución futbolística de Kubo saben lo buen jugador que el japonés puede llegar a ser. No en vano, ya fue noticia en Japón cuando el Barcelona se interesó por él hace unos años. Tras destacar en el FC Persimmon nipón, la joven promesa se incorporó en 2011 a La Masía, la cantera del FC Barcelona. Con los colores de la entidad catalana, Kubo compitió en diferentes categorías inferiores y, entre otros méritos, fue máximo goleador de la liga sub-11 con 74 dianas en 30 partidos en su primer año como azulgrana. Al año siguiente fue nombrado mejor jugador de la Copa Mediterránea.

Tras regresar a Japón en 2015, Kubo continuó quemando etapas. El atacante se convirtió en el futbolista más joven en debutar en la liga profesional japonesa: el 5 de noviembre de 2016, se estrenó en la J3 League, la tercera categoría del fútbol nipón, en un partido en el que defendió los colores del equipo sub-23 del FC Tokio.

Con la selección, brilló con luz propia el año pasado en el Campeonato Sub-16 de la AFC, donde contribuyó con cuatro goles a que Japón certificase su billete a India 2017. Su talento ofensivo se puso de manifiesto cuando Kubo propició el gol de Ritsu Doan que dio el triunfo al conjunto nipón frente a Sudáfrica en República de Corea 2017.

“Cuando recibí el pase de Ritsu ya sabía que Koki (Ogawa) esperaba el pase en el segundo palo, pero pensé que sería difícil hacerle llegar la pelota. Entonces oí a Ritsu, que la pedía desde atrás, así que hice ademán de centrar para Koki, pero se la dejé a Ritsu. No era un balón fácil, pero su remate fue perfecto. El hecho de que aquel gol valiese la clasificación supuso una enorme satisfacción para mí”, rememora Kubo.

 

Ambición de cara a India 2017
Japón conocerá en el sorteo de este viernes los nombres de los rivales a los que deberá enfrentarse en la primera fase del Mundial Sub-17. Independientemente de lo que depare el bombo, Kubo cree que los nipones tienen opciones de conquistar el que sería su primer título mundialista de la categoría.

“He jugado el Mundial sub-20, así que sé lo que significa una competición de esta magnitud. Si al final entro en la lista del seleccionador, no dudaré en poner mi experiencia al servicio del equipo. Tras la decepción de República de Corea 2017, queremos proclamarnos campeones en la India y no hay excusa para no lograrlo”, concluye.