• España llega al Mundial Sub-17 como campeona de Europa
  • Tres veces subcampeona, nunca ha ganado el Mundial de la categoría
  • Hablamos con los blaugranas Abel Ruiz y Mateu Morey, figuras del equipo

“Es una bala”. Así define Abel Ruiz, capitán de la Rojita, a su compañero Mateu Morey. Y este no duda en devolver el cumplido. “Abel es un jugador muy completo que aporta muchísimo al equipo”.

Ambos comparten club, el FC Barcelona, aunque Abel está en el Barça B y Morey en el juvenil A; convocatorias con la selección española; y hasta habitación en la Masía azulgrana. “Hay muy buen rollo”, reconoce Abel. Y ese feeling se traslada a la cancha, como pudo verse en el primer gol de España en la final del Europeo Sub-17, que la Rojita ganó en los penales a Inglaterra tras empatar agónicamente en el descuento (2-2, 4-1 PEN).

Abel, un ‘9’ clásico, recibió un pase en el área y levantó la cabeza. Por el centro llegaba Morey a la carrera, y hacia el lateral derecho fue la pelota, que terminó en la escuadra. La jugada, nos confirma Abel, no tuvo nada de improvisada. “Siempre lo hablamos. Hacer esos pases al hueco, porque él sube muchas veces y se mete por dentro”.

Un delantero y un defensa que se entienden a las mil maravillas, que han aportado el 58% de los goles de España en el Europeo –4 de Abel y 3 de Morey– y que van por más. Su siguiente objetivo es la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA, que se celebra en la India del 6 al 28 de octubre.

“La noche después de ganar la Eurocopa ya estaba soñando con levantar la del mundo. La ilusión que tenemos en conseguirlo, sabiendo que no lo ha conseguido nadie antes, es increíble”, cuenta Abel a FIFA.com.

Porque si bien España acumula 2 Europeos Sub-17 y otros 6 cuando era Sub-16, el Mundial de la categoría siempre se le ha resistido a la Rojita, subcampeona en 1991, 2003 –con un equipo liderado por Cesc Fábregas y David Silva– y 2007, y tercera en 2009.

Hay ganas de levantar ese único título mundial que le falta al fútbol masculino español. Tantas que, a dos meses del inicio del torneo, el grupo de Whatsapp de la Rojita ya echa humo. “Antes se llamaba Campeones de Europa y hace poquito cambiamos a ‘Loading La India 50%’, ya pensando en el Mundial”. Morey sonríe.

“No paramos de hablar de eso. Además, estuvimos un mes juntos en la Eurocopa y tenemos muchas ganas de volver a vernos todos”, asegura Abel.

El delantero, goleador histórico del Europeo sub-17 con 8 tantos –un honor que comparte con los franceses Amine Gouiri y Odsonne Edouard– acudió a la edición de 2017 como ‘veterano’, pues era el único que ya había jugado la de 2016, donde España quedó subcampeona.

Por eso el seleccionador Santi Denia le entregó la capitanía. “Es un orgullo llevar el brazalete. Todos tenemos la misma edad y es complicado, pero intentaba ayudar a los compañeros con lo que aprendí el año anterior”.

Y Morey lo tiene claro. “La clave del éxito es que hemos escuchado todos los consejos: los del míster, los de Abel… Nos hemos sabido escuchar, hemos sabido mejorar juntos, y eso al final ha dado sus frutos”.

Este Mundial, eso sí, será nuevo para todos, pero la falta de experiencia la suplirán con ilusión: “es un reto bonito el que tenemos por delante y queremos hacer historia”, asegura Abel.

De la mano de este dúo, España puede estar cerca de conseguir el ansiado Mundial que le falta.