• Sueña con ganar el Mundial y ser el máximo goleador
  • Paraguay, uno de sus rivales en la fase de grupos
  • Otro objetivo: ¡mejorar sus valoraciones en el FIFA 18!

"Llevo pensando en el Mundial de India desde el pasado Europeo", asegura Malik Karaahmet aFIFA.com, confirmando así que la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA India 2017 representa un desafío muy especial.

El 16 de mayo de 2017, Turquía cayó 2-1 ante Inglaterra en las semifinales del Campeonato Europeo de la categoría, pero, con la clasificación para el Mundial Sub-17 en el bolsillo, el siguiente objetivo apareció inmediatamente en el horizonte.

Ahora que faltan menos de 40 días para que eche a rodar el balón en India, el joven ariete del Karlsruher SC, de la tercera división alemana, está impaciente por que empiece el torneo.

"Nos enviamos mensajes por WhatsApp a diario, y así nos mantenemos al tanto de todo", cuenta Karaahmet, quien hace poco recibió una muy mala noticia en el chat privado de la selección otomana.

"Desafortunadamente, nuestro mediocentro Hasan Adigüzel se rompió el ligamento cruzado de la rodilla hace unos días y se perderá el Mundial. Es algo que nos entristece mucho, un golpe muy duro".

Entrega y disciplina, las claves del éxito
Sin embargo, en la charla con este jugador nacido en Wiesbaden —aunque de raíces turcas—, uno percibe enseguida lo centrado que está y la actitud tan profesional que tiene. Parece muy improbable que nada ni nadie vayan a perturbar su determinación o la del equipo en la antesala de la cita planetaria.

"Ahora cuido aún más mi cuerpo y mi alimentación. Voy a hacer todo lo posible para llegar al torneo en plenas condiciones físicas. Oportunidades así apenas se presentan en la vida, por eso pienso darlo todo".

Aunque no partirá en India como una de las favoritas al trono, Turquía tampoco era candidata a llegar demasiado lejos en el pasado Campeonato Europeo Sub-17 de la UEFA en Croacia. "En el Europeo, casi nadie contaba con que alcanzaríamos las semifinales, y aun así lo hicimos".

Con tres tantos en cinco partidos, este delantero diestro de 1,76 m de estatura contribuyó en buena medida al éxito del combinado turco. "En el Mundial también quiero marcar muchos goles. Es más, me encantaría luchar por ser el máximo realizador y ayudar así a mi equipo a llegar a lo más alto", afirma ilusionado.

Alcanzar las semifinales en el Mundial sería todo un logro, pero Karaahmet nos confiesa cuál es su gran meta. "Lógicamente, mi sueño sería proclamarme campeón del mundo con Turquía", afirma el artillero de 17 años. Eso sí, primero habrá que superar la liguilla, en la que Turquía se mediría a Paraguay, Mali y Nueva Zelanda en el Grupo B.

Con los cruces entre ceja y ceja
"No será coser y cantar. Paraguay es una selección aguerrida y dinámica. Mali, como todos los combinados africanos, es muy fuerte físicamente, mientras que Nueva Zelanda es quizá la incógnita de nuestro grupo. En cualquier caso, queremos demostrar desde el principio que nos hemos propuesto grandes cosas en el torneo", desvela este amante de Instagram.

Precisamente, esa confianza tan sana —que en ningún caso deriva en presunción ni arrogancia— es la mayor cualidad de la selección de Karahmeet.

"Nuestras virtudes son, por encima de todo, nuestro empeño y nuestra garra. Obviamente, tampoco faltan las aptitudes tácticas ni técnicas, pero en términos de entrega y confianza en nuestras posibilidades no somos inferiores a nadie".

Su debilidad a nivel personal es Didier Drogba, y con sus posters llenó las paredes de su habitación cuando era niño. El formidable delantero costamarfileño es muy importante en su carrera como futbolista.

"Yo sólo tengo ojos para Drogba, es mi inspiración. He visto todos los documentales que han hecho sobre él, lo sigo en las redes sociales y me fijo mucho en su manera de jugar".

No obstante, Karahmeet es consciente de que tiene mucho trabajo por delante si quiere aspirar a ser algún día el Drogba turco. "En estos momentos, me esfuerzo en mejorar mi zurda y mi cambio de ritmo. Son las dos cualidades que peor me han valorado en el FIFA 17", reconoce este apasionado de los videojuegos. Al igual que Drogba, Karahmeet posee un gran físico y es poderoso en el juego aéreo.

Así las cosas, sus próximos objetivos son ser campeón del mundo, luchar por convertirse en el máximo goleador del certamen y, ya de paso, mejorar sus valoraciones en el FIFA 18.

El calendario de Turquía en India
6 de octubre: Nueva Zelanda - Turquía
9 de octubre: Turquía - Mali
12 de octubre: Turquía - Paraguay