• Disputó su primer partido como profesional a los 16 años
  • Es el iraní más joven en jugar la Liga de Campeones asiática
  • Irán regresará a Margao, donde ya brilló el año pasado

Las cifras juegan un papel importante en el fútbol, y el 16 parece ser un número fetiche para Mohammad Sharifi. El año pasado le trajo suerte, y el centrocampista espera que este año ocurra lo mismo.

2016 resultó excepcional para Sharif: guió a su selección sub-16 hacia la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA, un mes antes de disputar su primer encuentro en la liga profesional iraní. Con sólo 16 años, salió a jugar con el Esteghlal Khuzestan frente al Mashhad, en un partido de la 11ª jornada liguera.

“Para cualquier jugador, estrenarte profesionalmente con el primer equipo supone todo un acontecimiento. Jamás olvidaré ese día. Estaba contento de que el entrenador confiase en mí”, explica en exclusiva a FIFA.com.

“Me había marcado grandes metas cuando empecé a jugar, y siempre las tuve presentes. He tenido que trabajar mucho para obtener este éxito”,.

Unos meses después Sharifi se convirtió en el jugador iraní más joven en participar en la Liga de Campeones de la AFC. Saltó al campo en el 1-1 que firmó su equipo contra el Lekhwiya qatarí en la tercera jornada, sólo 9 días antes de celebrar su 17º cumpleaños.

Sharifi valora ese récord: “Está bien ser el jugador iraní más joven en disputar esta competición, pero para mí, la continuidad, el desarrollo y la valía técnica son más importantes que las estadísticas”.

Recuerdos y ambiciones
El próximo octubre, Sharifi tendrá una nueva cita con la gloria en India. Irán disputará por cuarta vez la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA.

La selección iraní regresa a la misma ciudad donde brilló en el clasificatorio del año pasado: “El Campeonato de Asia sub-16 se dio muy bien. Quedamos subcampeones y, de esa forma, pudimos clasificarnos para el Mundial. Personalmente, jugué muy bien allí”.

Se medirán a Alemania, Costa Rica y Guinea en el estadio Fatorda de Margao, en el estado de Goa.  

“Para todos los jugadores, regresar a la India representa una buenísima noticia”, continúa Sharifi. “Es un lugar que nos trae muy buenos recuerdos, tras haber logrado allí nuestra clasificación. Estamos felices de representar a Asia en este Mundial, que, además, va a celebrarse en un país asiático”.

“Es muy interesante volver al estadio que conocemos, pero hay que basarse en la calidad de los jugadores y no solamente en la buena suerte. Espero que este escenario nos traiga suerte y que los resultados nos sean favorables”, añade el centrocampista.

A dos meses de que comience la cita mundialista, Sharifi, a quien le gusta lanzar las penas máximas al estilo de Steven Gerrard, se refiere a las ambiciones de su selección: “Para nosotros es importante tener éxito colectivamente y jugar a nuestro mejor nivel. Estoy contento, porque India 2017 representa una buena ocasión para mí y para todos los jugadores de hacernos notar y suscitar el interés de equipos europeos”.