• Kroos y Alemania conquistaron el bronce en la Copa Mundial Sub-17 de 2007
  • El centrocampista fue elegido el mejor jugador de la cita en Corea
  • “Uno de los eventos más importantes en mi evolución como futbolista”

Es un auténtico maestro moviendo desde el centro del campo los hilos de sus equipos. Semana tras semana, el vigente campeón de la Copa Mundial de la FIFA brilla con luz propia por la extraordinaria precisión de sus pases. Hace que la pelota llegue a los pies de sus compañeros con exactitud centimétrica.

Kroos es el motor y cerebro del mediocampo tanto en la selección alemana como en un Real Madrid plagado de estrellas. Y entretanto, en los últimos tiempos, la vitrina de trofeos de este internacional de 27 años ha pasado a convertirse en toda una sala.

Hace hoy 10 años, Kroos conquistó uno de sus primeros trofeos en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Corea 2007. El centrocampista recibió el Balón de Oro de adidas al mejor jugador del certamen. Por si fuera poco, Kroos también se adjudicó la Bota de Bronce de adidas, como tercer máximo goleador. “Fue uno de los acontecimientos más importantes en mi evolución como futbolista”, revela.

Y con el tiempo se ha convertido en uno de los mejores futbolistas del mundo, como avala que Kroos sea uno de los nominados para el Premio The Best al Jugador de la FIFA de este año, además de aspirar a formar parte del FIFA FIFPro World11 por tercera vez después de haberlo logrado ya en 2014 y 2016.

Algunos títulos de su palmarés:

  • Copa Mundial de la FIFA: campeón en 2014, tercero en 2010, tercero en 2007 (sub-17)
  • Liga de Campeones de la UEFA: campeón en 2013, 2016 y 2017
  • Copa Mundial de Clubes de la FIFA: campeón en 2013, 2014 y 2016
  • Campeón de la Liga alemana: 2008, 2013 y 2014
  • Campeón de la Copa alemana: 2008, 2013 y 2014
  • Campeón de la Liga española: 2017
  • Campeón de la Supercopa española: 2017
  • Campeón de la Supercopa alemana: 2010 y 2012
  • Campeón de la Copa de la Liga alemana: 2007

En la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA que se celebró en República de Corea hace diez años, Kroos sumó cinco goles y cinco asistencias en seis partidos y logró el tercer puesto con la selección alemana. “Si juegas al fútbol es para lograr éxitos con tu equipo, no solo en el plano individual. Sabía que había hecho un buen certamen, pero cuando me dieron este premio me sentí abrumado. Conquistar la medalla de bronce en Corea supuso una gran alegría, y la distinción individual no fue más que la consecuencia del buen papel que había hecho el equipo”, explica.

“Desde mis inicios como futbolista estoy acostumbrado a que las expectativas sean muy altas. Por entonces jugaba en el Bayern de Múnich y ya había participado con la selección en dos Eurocopas. Nunca me preocupé demasiado de lo que decía la gente, sino que me centraba en los objetivos del equipo. Lo más importante es trabajar mucho y creer en uno mismo”.

La confianza en las propias posibilidades y un alto grado de compromiso y dedicación son elementos fundamentales en la evolución de un deportista. Kroos aprendió que dichas cualidades resultan especialmente importantes a una edad en la que muchas promesas del fútbol no consiguen dar el salto a la élite.

“Una competición así es como una especie de limbo: todavía eres un jugador de categorías inferiores, pero al mismo tiempo estás ya muy cerca del profesionalismo. Supone un desafío y te dices que si trabajas mucho podrás jugar la siguiente temporada en el primer equipo. Lógicamente, un Mundial Sub-17 es un momento muy especial en tu carrera, porque te mides a los mejores futbolistas del mundo de la categoría y tienes a entrenadores, jugadores, medios de comunicación y expertos del fútbol pendientes de todo lo que haces. El torneo es una fuente de motivación que te anima a alcanzar la élite”, asegura.

¿Sabías que...?

  • Solo 18 días después de colgarse el bronce en República de Corea, Kroos debutó en la Bundesliga con el Bayern, que ganó al Energie Cottbus por 5-0. El debutante hizo dos asistencias.
  • Es el primer jugador alemán que gana la Liga de Campeones en tres ocasiones.
  • Félix, su hermano pequeño, también jugó en las categorías inferiores de la selección germana y milita en el Unión de Berlín desde enero de 2016.
  • En 2015, abrió la Fundación Toni Kroos, que tiene el objetivo de ayudar a niños y adolescentes con problemas graves de salud, así como a sus familias.

Tras la inevitable fase de adaptación inicial, Kroos dio el salto definitivo en la temporada 2009/2010, cuando jugó en el Bayer Leverkusen en calidad de cedido. A partir de entonces, la progresión de Toni Kroos resultó meteórica.

Debut con la selección absoluta, títulos en Alemania y en Europa con el Bayern de Múnich y, posteriormente, la conquista de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.Hace diez años preguntamos a Kroos si la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Corea 2007 le había dado la confianza necesaria para jugar en la élite del fútbol. “La verdad es que esa confianza ya la tuve siempre”, confiesa entre risas.

“Creo que aquel certamen me sirvió para que los entrenadores y el mundo del fútbol supiesen que era un jugador por el que se podía apostar. Yo era consciente de que tendría que trabajar mucho para convencer a los técnicos que querían trabajar conmigo de que estaba capacitado para jugar al más alto nivel”, concluye.