Ayer
Brasil es, incuestionablemente, uno de los pesos pesados de la categoría. Por un lado, con 14 participaciones sobre 15 ediciones disputadas, la Canarinha es una de las dos selecciones con más presencias en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA, honor que comparte con Estados Unidos. Por el otro, sus tres títulos mundiales, cosechados en 1997, 1999 y 2003, la convierten en la segunda nación más ganadora del evento, sólo solo superada por los cuatro de Nigeria. Además, resultó dos veces subcampeona (1995 y 2005) y una tercera (1985).

Hoy
Brasil sufrió para superar el Grupo A: si bien venció a Colombia y empató con Paraguay en el inicio, la caída con Venezuela comprometió su futuro. Pero luego goleó a Perú, terminó segundo y ni la inmerecida derrota con Argentina en el arranque del hexagonal final detuvo su marcha. Tras no marcar goles por primera vez en el certamen, hilvanó victorias por la mínima sobre Ecuador, Uruguay y Paraguay, resultados que le valieron su 11° título sudamericano pese a perder con Colombia en el cierre.

Mañana
Si bien Brasil tuvo la segunda delantera más efectiva del Sudamericano con 18 goles, anotando en siete de sus nueves encuentros, al mismo tiempo recibió 14 dianas, siendo la segunda valla más vulnerada entre los cuatro clasificados de la CONMEBOL. Es probable que allí radique el principal foco de atención de su preparación para Chile 2015. "El título me alegró por la entrega de los jugadores y la forma en que ganamos: jugamos con carácter ofensivo. Por eso sufrimos más goles, pero estoy muy feliz", afirmó el entrenador Caio Zanardi.

Hechos y cifras

Estrellas del pasado
William (1985), Sonny Anderson (1987), Adriano (1991), Júlio César (1995), Ronaldinho (1997), Adriano (1999), Diego (2001), Ederson (2003), Anderson (2005), Neymar, Philippe Coutinho (2009), Ademilson y Lucas Piazon (2011).

Figuras del equipo
Leonardo (delantero), Evander (delantero), Ronaldo (defensor), Caíque (defensor), Andrey (mediocampista) y Lincoln (mediocampista).

Números que hablan
2. Es la cantidad de goles que promedió Brasil por partido durante el Torneo Sudamericano, producto de haber anotado 18 en nueve juegos. Su atacante Leonardo, con 8, resultó el máximo artillero de la competición.