En la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Finlandia 2003, Cesc Fàbregas ya exhibía el talento y las condiciones que lo consagrarían luego como uno de los mejores jugadores del fútbol mundial.