Los aficionados indios se dieron cita en Nueva Delhi para alentar a su selección en su debut en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. El resultado no fue el esperado, pero crearon un ambiente increíble de todas maneras.